Diana Paz, un metro y medio lleno de colores

Les de l’hoquei: cuando dejan que el arte traspase de las aulas a la pantalla
29 julio, 2020
4 Series como cuatro Soles de Verano
3 agosto, 2020

La pintura y la fotografía son dos palabras que forman parte de nuestra protagonista en la siguiente entrevista.

Conocí a Diana en un ámbito de voluntariado que ambas compartimos, y en uno de esos días, me dijo unas palabras que ninguna persona me había dicho hasta el momento: “Carmen, eres luz, que no se te olvide”. Según ella, yo soy luz, pero para mí, ella es una superviviente. No os voy a contar por qué creo que lo es, pero ella sabe perfectamente a qué me refiero. Incluso en los peores momentos de una persona, esta joven es capaz de hacerte sonreír y de ver que no todo es tan oscuro como parece. No estoy haciéndole la pelota, simplemente soy sincera, característica que me define y ella sabe de primera mano.

Hace unos días recordé que Diana es una de esas artistas emergentes que hacen arte a través de una cámara o en un caballete y por ello decidí contar con ella para nuestra sección puntoDgiro. No os van a defraudar las respuestas que da en cada una unas de las preguntas que le hice. 

-¿Cómo se define Diana Paz?

Diana Paz es como el tarro de agua en la que limpia sus pinceles, pero antes de ser usado: transparente. La artista es igual que sus obras, y a ninguna de las dos les importa que les conozcas tal y como son. Diana quiere verse reconocida en aquello que hace, y sus obras quieren, sin más pretensión, que veas cómo es esa Diana que está detrás.

Si los colores fueran sentimientos, en ese tarro de agua, que a penas roza el metro medio, se mezclan todos los colores que existen, pero ella elige cuáles proceden ser utilizados en cada momento para según qué mensaje se quiera lanzar. Desde el origen hasta el resultado final, Diana Paz es sobre todo pasión, ilusión y horas de dedicación transformadas en realismo, delicadeza y poesía.

-¿Cómo explicarías qué es el arte y la cultura a alguien que no la conoce?

“Ama el arte en ti mismo y no a ti mismo en el arte”, creo que utilizaría esta frase para hablar sobre el arte, por llevar al inicio un imperativo tan brutal.

A quien desconoce el arte y la cultura, siendo clara, les diría que ambos están hechos para ser amados porque te pueden aportar tanto, que si lo admiras, lo valoras y lo amas, serás más libre y por tanto, más feliz. El arte es aquello que te puede cambiar la perspectiva de ver las cosas, pero sin obligarte a que cambies tú, sino enseñándote a mirar de verdad y a reflexionar con el aprendizaje que tú quieras extraer. El arte evoca sentimientos que no podemos ignorar.

Pero también me gustaría decirles a los artistas que amen el arte que hacen, por estar ofreciendo a los demás algo precioso que ha nacido de ellos, pero sin no ponerse nunca por delante de su obra. Todo esto que os cuento parece demasiado romántico, pero es una simple y humilde invitación a consumir más arte. Al fin y al cabo, volverse un poco romántico viene bien de vez en cuando.

“Ama el arte en ti mismo y no a ti mismo en el arte”

Obra de Diana Paz

¿Qué es la comunicación audiovisual para ti?

Para mí la comunicación audiovisual es llevar la comunicación oral, escrita y visual más allá. Poder aplicarla de la manera más productiva posible para que realmente consiga el impacto que debe tener: transmitir un mensaje que se comprenda y llame la atención del espectador.

Considero que estar dentro el mundo del audiovisual es estar metido en algo tan amplio como lo lejos que tú mismo quieras llegar. De la carrera realmente sales siendo “conocedor de todo un poco, pero sabio de nada”; eres tú quien después, debe esforzarse al máximo para convertirte en un auténtico profesional y sacar partido de todos aquellos conocimientos que en su día aprendiste de forma más superficial. Para mí, es un ámbito muy bonito, del cual puedes sacar y aportar grandes cosas, pero insisto, requiere dedicación, constancia y pasión por lo que haces.

-¿Qué te gusta plasmar en una fotografía?

Me gusta plasmar verdad, realismo, perspectivas distintas de ver las cosas, que tengan una historia detrás o un porqué. No obstante, también me encantan aquellas que salen sin haber buscado yo previamente ese porqué, sino que surgen por casualidad y luego te sorprenden muchísimo. Obviamente, me gusta que mis fotografías gusten a primera vista, eso significa que visualmente son bonitas o impactantes, pero me gusta más las fotografías que hablan por sí solas y transmitan sentimientos que van más allá del “gusto”, y llevan a la reflexión o al discernimiento de impresiones.

-¿Por qué te lanzaste a trabajar con los pinceles?

Yo me lancé a los pinceles realmente cuando tenía 9 años en una escuela de dibujo. Una de mis inquietudes de niña era siempre pintar, pero ahí experimenté por primera vez lo que era pintar un lienzo, ya podéis imaginar cómo de cutre, pero es un bonito recuerdo. A los 10 años me regalaron mi primer caballete y una caja enorme de óleos y pinceles, desde entonces todos los años pintaba un lienzo, y poco a poco fui mejorando, pero, aunque hacía alguna otra cosa, no me salía casi nunca de esa técnica. Siempre óleos.

Ahora que he finalizado la universidad, me apetecía aprender técnicas nuevas, que quizá las había usado alguna vez, pero no de manera profesional. Estoy en otra escuela de arte, donde aprendo ilustración, y voy probando múltiples técnicas que me van gustando cada vez más: acuarela, grafito, gouache, ceras, lápices de colores, rotulador, y además, las voy combinando para obtener diferentes resultados. ¡Pero nunca sin abandonar mi óleo anual!

Estar dentro el mundo del audiovisual es estar metido en algo tan amplio como lo lejos que tú mismo quieras llegar.

Obra de Diana Paz

-¿Cuál es la ilustración o el lienzo qué has dibujado o pintado con más cariño? ¿Por qué?

Sin duda, al lienzo que más cariño le he puesto en mi vida ha sido uno que pinté en 2018. En él salían mis abuelos paternos. Era de una foto del día su boda. El cariño surgía principalmente por el amor que les tengo yo a ellos y la ilusión que me hacía pintarles por primera vez, y entregárselo de sorpresa. Pero aún más, ese lienzo representaba para mí lo que es el amor verdadero. Nunca he conocido personas que se amen tanto como ellos hasta el final, por eso, representar justo el día que ambos se prometieron amor eterno era lo más bonito.

-¿Te inspira algún pintor o ilustrador a la hora de hacer tus obras?

La herramienta de internet está a nuestra disposición y hoy en día todo ilustrador tiene que utilizarla bien por la cantidad de inspiración que podemos obtener de mil sitios web. Pero centrándome en la obtención de inspiración a través de artistas, tengo varios que me encanta su estilo y su técnica y me gusta estar siempre actualizada de lo que hacen. Pero creo ya no solo me inspiran por esto, sino que me motivan y me alientan por dónde han llegado gracias al curro que llevan sus trabajos. Algunas de ellas y ellos son Ana Santos, Paula Bonet, Benjamin Lacombe, Conrad Roset y Salvador Dalí.

-¿Y alguna persona?

Siempre me voy a lo personal, y mentiría si dijera que no me encanta hacerlo.

Pero es verdad que abstraerte alguna vez de tus “propios sentimientos” o tu círculo/vínculo más cercano es una experiencia muy enriquecedora y muy guay de explorar cosas que de normal se me escapan. Es como aprender saliéndose de una misma. Cuando me refiero a irme a lo personal es por ejemplo inspirarme sobre todo en mi familia y la gente muy cercana a mí. Me apasiona inspirarme en mi abuelo Cefe, pues ha sido y es una de las personas más importantes de mi vida a pesar de no seguir físicamente conmigo. Por otro lado, también me inspiro en mis gustos, quizá incluso hasta en mis propios problemas internos, en mis experiencias, vivencias y descubrimientos personales de mi propia vida, en Diana Paz.

Abstraerte alguna vez de tus “propios sentimientos” o tu círculo/vínculo más cercano es una experiencia muy enriquecedora

Obra de Diana Paz

-¿Cómo se hace una ilustración o un lienzo? ¿Cuántas horas le dedicas?

Una ilustración se puede hacer de mil formas distintas, según el proceso de realización que use cada uno y según las técnicas empleadas. En mi caso, siempre combino proceso analógico: lo que pinto en mi mesa; y proceso digital: cuando acabo el dibujo lo paso a ordenador mediante una foto y me pongo a trabajarlo con Photoshop o, si lo requiere, Illustrator.

Suelo emplear siempre la multitécnica, pues me gusta combinar diferentes técnicas en una misma ilustración, excepto alguna vez cuando se trata una obra que la quiero solo a grafito para que abarque toda su presencia. Por ejemplo, normalmente combino: acuarela y lápices de colores (más su proceso digital), o acuarela y gouache, lápices de colores, rotuladores y tinta china, etc.

Suele depender de lo que el dibujo o ilustración me pida o crea que sea más adecuado. Hay veces que utilizo hasta cinco o seis técnicas en un mismo dibujo, incluyendo Photoshop. Confieso que me gusta trabajar más la parte de trabajo en mesa porque en mi caso me aporta un toque mucho más personal, al fin y al cabo esa es mi herramienta de “toda la vida” que se va renovando y mejorando con el tiempo, pero la parte digital es super importante para dejar resultados perfectos. En cuanto a los lienzos, los hago directamente con pintura al óleo sobre el lienzo, quedando ahí el resultado final y con mucha paciencia.

En cuanto al tiempo dedicado, hacer una ilustración depende de su complejidad, de la técnica empleada y del tiempo que yo disponga en ese momento, pues igual si me pongo a tope en tres días la puedo tener hecha, si no, puedo tardar más o menos incluso una semana.

Cuando son por encargo, varía según el tiempo con el que me la piden, si les urge más o menos, pero ahí ya es cómo administro yo el mío. Por otro lado, un lienzo, obviamente, depende también de su complejidad, pero me atrevería a decir que puedo tardar incluso un mes en hacerlo. No puedo decirlo exactamente, porque casi siempre los he hecho con más calma durante los meses de verano, pero si me tengo que poner con más prisa porque urge, confirmo que tardaría un mes o semanas, sobre todo porque el óleo tarde bastante en secar y para ir sumando capas de pintura hay zonas en las que tienes que esperar para seguir pintando.

-¿En qué lugares has hecho alguna exposición?

De momento solo he tenido la oportunidad de hacer una exposición fotográfica, pero de la cual estoy muy contenta, agradecida y satisfecha por la buena acogida que tuvo. Ésta fue en la Biblioteca de Puerto de Sagunto en noviembre de 2018, y trató del libro fotográfico que hice ese mismo año como Trabajo Final de Grado en mi carrera. La exposición estuvo ahí durante tres semanas, pero el día de la inauguración pude dar una charla sobre ella. Espero tener la oportunidad de que me salgan muchas más exposiciones, es una experiencia muy enriquecedora.

Exposición de Diana Paz

-¿Estás trabajando en proyectos futuros?

Últimamente estoy haciendo bastantes encargos de ilustraciones, lo cual es verdaderamente bonito porque sientes que a la gente, aunque sean unos pocos, les gusta lo que haces, les gusta tu arte y sobre todo, confían en ti para tener ellos un recuerdo o un regalo a otra persona.

Pero yendo a lo más importante que tengo ahora entre manos, durante este último año estoy trabajando en un libro ilustrado, con la narración e ilustraciones propias. Es un proyecto al que le estoy poniendo muchísima ilusión y cariño, así que aunque de momento sea solo proyecto propio (sin faltarle mucho para ser terminado) y no sé qué será de él, ojalá que salga adelante, alguien quiera darle una oportunidad y tanto él como yo tengamos suerte.

-¿Qué te parece nuestro blog?

Creo que es una iniciativa muy interesante y fresca, sobre todo para un público joven-adulto (hablando desde mi posición), pues el contenido es de actualidad y de temas que gusta saber, los conocemos y los sentimos cercanos, pero no tan a fondo o no con todas ciertas curiosidades que se nos desvelan en el blog.

Concretamente el apartado de Cajón Cultural, lo veo súper interesante a la par que necesario. Como comentaba al principio de la entrevista, considero necesario consumir cultura y que ésta nos inquiete, y siendo cosas curiosas y anécdotas mucho mejor para despertar esa inquietud porque conocer algo sobre cosa nos acaba llevando a otra. Aparte, veo una labor super bonita y de agradecer que deis a conocer gente nueva o artistas emergentes, con sus opiniones, puntos de vista, proyectos actuales o futuros. Desde luego, es de agradecer.

Si alguien es luz, ella es Diana Paz. La espontaneidad y sencillez hacen de ella y de su trabajo una persona muy especial. Si todos miráramos las cosas como las mira Diana seríamos mucho más felices.

Si alguien es luz, ella es Diana Paz

Diana Paz, un metro y medio lleno de colores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *