Miradas especiales y fotógrafos de cercanía

Antonio Ferrer, el hombre de las mil culturas
29 junio, 2020
El verano más tropical de Carlos Sadness
3 julio, 2020

Aquello de ‘más vale una imagen que mil palabras’ a veces se nos puede quedar escueto o falseado, y más hoy en día, donde todo es manipulable y todos somos dueños de la información captada al instante.

Pero todavía quedan personas que, para poder demostrar con una imagen que lo que mil palabras no alcanzarían a describir, se detienen y observan, investigan y se documentan, conocen a la gente desconocida, viven de lugar en lugar o se adentran en la naturaleza más salvaje. Un instante fugaz a veces cuesta días, meses o incluso años poder captarlo. Esas personas dueñas del tiempo, únicas capaces de congelar el tic tac para contar toda una historia, son los fotógrafos y fotógrafas profesionales.

Yo quería hacer mención a algunos fotógrafos y fotógrafas que seguramente ya habréis conocido a través de imágenes y no sabéis que se trata de profesionales vecinos del país.

Por supuesto, quién no conoce la mítica nube enjaulada en blanco y negro del creativo Chema Madoz. El madrileño juega con la perspectiva y las luces y sombras de objetos cotidianos que reinventa para convertirlo en una nueva forma surrealista en escala de grises que tanto recuerdan a Dalí y sus extravantes puntos de vista. Madoz eleva el mundo de los sueños a lo terrenal con su ingenio y su obturador. Me encanta. ¿A vosotr@s?

Pero salimos del blanco y negro en el mundo del surrealismo y la imaginación subyacente para ver algo más de colores en la naturaleza de la vida salvaje.

Aunque su trabajo le lleve a zonas lejanas o salvajes, no hace falta irse muy lejos para encontrar a un grande de la fotografía documental del panorama nacional. El foto-periodista Kike Calvo trabaja en National Geographic y está considerado como uno de los mejores fotógrafos medioambientales del mundo.

 


Si algo caracteriza a un fotógrafo comprometido con mostrar el mundo como Kike Calvo, es que su sensibilidad va más allá de captar imágenes. Un ejemplo de ello es que él ha creado un precioso proyecto  llamado ‘Las Aventuras de Pili’, con el objetivo de inspirar a niños y niñas que no disponen de recursos debido a su situación socioeconómica ayudándoles mediante la lectura, a valorar su entorno y su propia cultura con la base del respeto a la naturaleza.

Las Aventuras de Pili está ofreciendo descarga de libros bilingues gratuítos para apoyar a los niños del mundo mientras los colegios y escuelas están cerradas durante la Pandemia del COVID-19 Coronavirus.

– Kike Calvo. Fotógrafo y Papá –

De este fotógrafo me quedo también con un trabajo precioso al que llamó ‘World of Dances’ donde creó imágenes como éstas. ¿Verdad que aunque no entendamos de danza vemos una gran belleza en ellas?

‘Ballerina immersed in a rooftop jacuzzi in Medellin.’ By Kike Calvo.

También quiero hablaros de Cristina García Rodero, de Ciudad Real. Para mí es una fotógrafa brutal, de esas que te hacen abrir la boca de sorpresa. Por algo es la primera fotógrafa española miembro de la agencia Magnum.

Sus fotos son crudas y brutales porque la realidad que ha fotografiado así se lo ha mostrado. Ella siente que al coger la cámara suceden las cosas, es entonces cuando las inmortaliza en reportajes que con palabras serían difíciles de entender, como ocurre con su trabajo ‘Entre el cielo y la tierra’ , tan real y duro que parece increíble. García Rodero es una magnífica artista del objetivo y artesana de historias retratadas.

Libertad y creatividad para capturar retratos y que ha sacado adelante incluso en zonas con conflictos armados como la guerra en Israel. Pero ningún arma ni toque de queda han parado los disparos de la cámara de Cristina García Rodero. Una fotógrafa profesional en mayúsculas.

ALBANIA. Kukes. 1999. Kosovar refugees.

Y hablando de fotógrafos de cercanía, cómo no hablar de fotógrafos de mi querida ‘terreta’ valenciana.

Hay diferentes maneras de retratar pero la fotógrafa valenciana Amparo Garrido hace unos retratos un tanto peculiares. Sobre perros, la mirada y el deseo’ es uno de sus trabajos. Os podéis imaginar ya a quién retrata, ¿no? Precisamente, Amparo Garrido prescinde de las personas en sus retratos para dar protagonismo a la incomunicación que viven los animales y sus sinceras miradas, con las que transmiten todo.

¿Cómo no hacerle caso a estos ojitos?

Sobre perros, la mirada y el Deseo

La idea de este trabajo viene del empeño por entender una fobia.

Un día supe que no era a los perros a quienes tenía miedo, sino a ciertas emociones o sentimientos que yo depositaba sobre el objeto perro. Entonces me propuse intentar transmitir con imágenes todo aquello tan intenso y desconcertante, acercándome así, con la excusa de la fotografía, a algo que me aterrorizaba […]

Barcelona, año 1998 – Amparo Garrido.

Me recuerdan a la portada del libro ‘Los perros duros no bailan’, del que escribimos un artículo recientemente en nuestro Cajón Cultural. Ojalá más proyectos que hagan empatizar con el bienestar de nuestros animales, que sólo necesitan cariño y fidelidad.

También nacen de su impulso por reflejar la introspección y los sentimientos, trabajos como ‘Ventanas, papeles y el hombre del saco’ (año 2000), donde Garrido parece mitigar una antigua pesadilla a través de la fotografía.

Miradas inocentes de animales, la soledad, la introspección y los relatos, son hilo conductor de los trabajos de esta enorme fotógrafa levantina.

Otro de los valencianos que con objetivo en mano hace magia es Sergio Belinchón. Él se centra en la vida de la ciudad vivida y la ciudad desgastada, arquitectura y territorio con su gente y su transformación con el paso del tiempo y el turismo. ¿Qué ocurre con los lugares que han sido habitados y luego son parte de la degradación del territorio? ¿Y qué vestigios quedan de ello?

La fugacidad del tiempo y de las personas que han vivido en un espacio que luego permanence como testigo perenne, hace pensar en las posibles historias que han podido suceder en cada lugar de esas fotografías.

Por último pero no menos importante, Rafa Marco es el fotógrafo que descubrí hace más bien poco y que me tiene cautivada. Probablemente no sea el más reconocido internacionalmente como, entre otr@s, Chema Madoz, Cristina García Rodero o Ramón Masats (otro gran fotógrafo del que no he hablado hoy porque he tenido que seleccionar una lista para acabar el artículo en algún momento). Pero cada circunstancia y estilo varían y es por ello que la fama no hace a nadie mejor artista.

Para mí, Rafa Marco es un documentalista sensible a la realidad y cuyo escenario siempre es la calle y la vida dentro de ella. Ocurra lo que ocurra en Valencia, Rafa y su cámara están ahí, en cualquier concentración, manifestación, en cualquier rincón donde haya algo que contar…

Pero también ha elaborado documentales fotográficos y retratos muy potentes en países  fuera de España.

AÑO 2012. El Saler, Valencia

Fotografiar el barco encallado en la playa de El Saler fue un acontecimiento fotografiado por todo el mundo.

TUVE LA SUERTE DE HABER ACUDIDO EL MISMO DÍA DEL ACCIDENTE, CUANDO TODAVÍA NO HABÍA MUCHO PUBLICO. SI LA IMAGEN ME GUSTA ES PORQUE JUEGA CON LA IMAGINACIÓN, PARECE COMO SI EL NIÑO ESTUVIESE BALANCEANDO EL BARCO DEL FONDO. – Rafa Marco, extracto de entrevista de losojosdemirar.com. –

Yo no creo tanto que tuviera suerte como tal, como que tiene esa mirada que busca lo que ocurre a través de la cámara y capta momentos mágicos que él sabe mirar cuando otros no ven nada. Tiene esa MIRADA ESPECIAL. Ahí está el instinto de un/-a fotógrafo/-a profesional. Marco se acerca a la realidad que le rodea para interpretarla.De hecho, dejar constancia de momentos distintos en tiempos difíciles es un ejercicio complicado. El fotógrafo valenciano sabe ver el lugar y momento adecuados para congelar un contexto y comprometerse de lleno con ello. Es lo que hace tan especiales sus fotografías. Nos hace vivirlas como la vida misma.‘La Resistència’. Barri del Carme a València, 2020

 

La senyora Ignacia, la nostra veina de d´alt, 94 anys, viu sola. No ha faltat ni un dia a les 8 de la vesprada per aplaudir als sanitaris. València. 2020′

(‘La señora Ignacia, nuestra vecina de arriba, 94 años, vive sola. No ha faltado ni un día a las 8 de la tarde para aplaudir a los sanitarios. Valencia. 2020.’).

Rafa Marco – Valencia, Abril 2020.


Me quedo con la siguiente frase que leí del fotógrafo aragonés Kike Calvo en la página ‘cadadiaunfotografo’:

‘No me presento a muchos concursos. No creo que la fotografía sea algo en lo cual se compite con los demás, sino más bien es como el yoga, donde uno compite consigo mismo.

El secreto del gran guerrero no es luchar, sino levantarse.’

Porque está muy bien crear un talent show de fotografía móvil donde se compite por la mejor toma y se fundamenta con su posible salida en las redes sociales o para contenido de marketing (como en el reciente programa ‘Top Photo’) pero vaya, que donde esté el detenimiento y la observación de un/-a fotógrafo/-a profesional con un compromiso artístico y social tras el objetivo, nada hará que cobre más sentido que eso.

#CajónCulturalA2Voces

1 Comment

  1. […] fotografía siempre me ha asustado. Pero también es una de las disciplinas que más respeto y curiosidad me […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *