Ismael Ventura, un MacGyver del mundo audiovisual

‘Padre no hay más que uno 2’, el éxito de la fórmula Segura
13 agosto, 2020
4 grupos para “montarte” el festival en casa
19 agosto, 2020

Ismael Ventura es una de esas personas que descubres donde menos te lo esperas.

Lo conocí en el mismo voluntariado que a Diana Paz, una de nuestras anteriores entrevistadas, y hemos compartido diferentes momentos llenos de risa y reflexión. Ismael casi siempre, permanece callado, observando, pero, siempre está manos a la obra. Cuando le dije que tenía que contarme en qué estaba trabajando, me confesó su vergüenza por la entrevista, pero sé, y lo comprobaréis al leerlo, que le ha encantado hacerla.

La charla empieza fuerte. Se presenta con estas palabras:

Un chico multiusos fan de Kubrick y de las fotos quemadas.

-Cuéntanos quién es Ismael Ventura, preséntate.

Soy Ismael Ventura González, estudié Comunicación Audivisual en la Universidad de Valencia, tengo 23 años y me encanta sacar la cámara en cualquier ocasión. También me gusta tocar la guitarra, seguir aprendiendo de cualquier cosa y últimamente me estoy aficionando al vino blanco. 

-Te defines como “aspirante a director de arte”. ¿Qué es un director de arte?

La dirección de arte en una pieza audiovisual lo es TODO. Un director de arte es quien crea el espacio y las sensaciones que se transmiten al espectador. La dirección de arte te obliga a saber de todo: historia, música, colores, texturas, fotografía, materiales, diseño… 

Por eso me gusta tanto. Porque me obligo a seguir aprendiendo de cada disciplina de las que me ayudan a crear estos mundos visuales. Además de dominarlas, también tienes que ser resolutivo si surgen problemas en rodaje. Nosotros mismos a veces nos llamamos MacGyver, capaces de arreglar cualquier cosa en el momento. 

-¿Cuáles son los mejores modelos de fotografía? Humanos, naturaleza, ciudades, etc. ¿Qué sacas de cada uno?

Supongo que los humanos. Las facciones, las siluetas, las muecas, las expresiones, las arrugas, los tonos de piel, las peculiaridades. Todas esas partes, comprendidas de una forma artística son bellas. 

De todas formas, la naturaleza, cualquier parte de una ciudad o los objetos inanimados, son también bastante interesantes, no podría descartarlos porque en ellos encuentro muchos patrones, texturas, símbolos y significados. Creo que podría estar horas estudiando cada elemento si me atrae lo suficiente.  

Nosotros mismos a veces nos llamamos MacGyver, capaces de arreglar cualquier cosa en el momento.

-¿Qué es lo que más te gusta de la fotografía?

La luz. Debo confesar que me gustan las imágenes quemadas, el sol penetrante que hace desaparecer las formas, los objetos. Cualquier fotógrafo te dirá que la fotografía está mal hecha, pero siempre y cuando haya sido intencionada, una fotografía quemada me dirá más que una bien realizada. 

-¿Has expuesto tus fotografías en algún salón de exposiciones, local…?

No, aún no. Creo que por ahora mi sala de exposiciones es Instagram. Mi objetivo es crear un perfil que vincule aspectos personales y profesionales porque creo que me acerca mucho más al público. 

-Cuéntanos cómo funciona tu proyecto de moda y cuál es tu trabajo en Shinety Events y Shinety Photography.

Bueno, realmente no sé si llamarlo moda. Sí que sigo un estilo propio, ya que la mayoría de mis camisetas tienen las mangas y el cuello pintado (aunque no sea nada nuevo). Las camisetas en realidad surgieron gracias al tiempo libre que me ofreció el confinamiento y después de no haber encontrado alguna parecida a mi alrededor. En las camisetas reflejo mi interés por determinados dibujos y formas basadas en la cultura clásica o en pinturas famosas, pero también hago bajo demanda. Me encantaría seguir haciéndolas pero es verdad que requieren mucho tiempo. 

En Shinety Events y Shinety Photography trabajo como Community Manager y fotógrafo. En estos momentos estamos dando una nueva imagen a la empresa, estudiando la estrategia de comunicación, el plan de marketing y el estilo a definir en fotografía para llegar a los máximos clientes posibles. Ahora que en la cuarentena hemos tenido que parar y reflexionar, creo que Shinety está funcionando muy bien y preparándose para esta “nueva normalidad“. 

-Hablemos de cine. Dime una película, un director y una escena que tengas clavada en la retina.

Si pudiera elegir una película, sería ‘2001: Una odisea en el espacio’. Esta película lo es todo, además de hablar de todo. Stanley Kubrick plasmó en ella la vida y la muerte, el origen y el final de la humanidad, todo en una estética visual absolutamente perfecta, simétrica y medida.

Todos los planos tienen una carga visual muy potente, ya que detrás había un estudio para lograr ese fin. Las conexiones visuales, como la transformación del hueso que rompe el homínido con la nave donde están los protagonistas, son excepcionales. La admiración que siento por esta película es la que me ha llevado a que la perfección visual sea uno de mis objetivos en cada proyecto. 

Mi objetivo es crear un perfil que vincule aspectos personales y profesionales porque creo que me acerca mucho más al público.

-¿Qué tipo de cine es el que más consumes y te gusta?

He de confesar que no me gusta nada el cine comercial estadounidense dedicado a explotar coches, cosificar a las mujeres y normalizar el heteropatriarcado. Prefiero las películas que te “derriten” el cerebro porque te hacen pensar, aquellas que te dejan con un sabor amargo o las que visualmente están bien compuestas. Como digo, cuando el único o principal objetivo del cine es ganar dinero no me dice nada. Creo que el origen de estas ideas procede de Antonioni y de su motivación de crear un cine sin cine, sin actores profesionales que mostrara la vida tal cual era. 

-¿Te has atrevido a escribir tus propios guiones?

Hice uno en una asignatura de guión, cuando estuve en Bilbao de SICUE. No creo que vuelva a hacer ninguno más. Sinceramente me parece de lo más complicado en una producción. Te exige construir todo un mundo o ser capaz de trasladarlo visualmente. Aquel guión que hice, a pesar de ser de ficción, me pareció digno de una película de domingo de Antena 3 a las 15h de la tarde. ¡Menudo pastelón!. 

-¿En qué tipo de serie o de película te gustaría participar?

En cualquier producción de época, basadas en la Edad Media o en el pasado. Como director artístico la investigación sobre el pasado, la historia y el mundo que se crea al detalle en estos guiones me parecería una gran oportunidad para desarrollar y poner a prueba mis capacidades. 

-Estás trabajando en varios cortos, cuéntanos en cuáles y qué funciones realizas.

El último que hice fue para la UA School de Valencia. Necesitaban un Director de Arte, me presenté y me nombraron jefe de departamento con 3 ayudantes. Fue un proyecto algo ambicioso, ya que querían construir las habitaciones sin paredes y reflejar ese vacío interior del personaje desde la ausencia de fondo en las 4 paredes de la estancia. Ahora mismo, estoy trabajando en otro en el que no se cómo he acabado. Hace poco me buscaron y estoy encantado con el proyecto. 

-¿Cuáles son los cortos en los que has participado o hecho hasta ahora?

El primer corto que hice fue Hotline, en el que participé como actor protagonista. Después de esta experiencia me decanté por estar al otro lado de las pantallas. Podría decirse que en realidad el Trabajo de Fin de Grado, Yo conduzco, marcó el inicio de mi carrera como director de arte. A partir de ahí empezaron a contar conmigo algunos amigos y conocidos. 

Otros de los cortos en los que he ido aprendiendo y mejorando han sido La casa de Coto, producido por Quatre Films (en el que participé como ayudante de dirección de arte); ¿Por qué no? de Carme Honorato (un trabajo de máster de la ESCAC), Abeja, un trabajo de fin de curso de Álex Hidalgo en la UPV, Docephobia de Tomás Silva para la UA School y en el que trabajo actualmente: El Comercial de Lorenzo Sánchez.  

-¿Algún proyecto nuevo para un futuro próximo?

Actualmente estoy trabajando en un cortometraje llamado La Reserva que tenemos previsto grabar en septiembre, así que ahora mismo estamos en plena preproduccion. Es un proyecto que vamos a presentar al Festival de Sitges, por lo que tengo muchas ganas de ver el resultado final. Además, un productor me ha ofrecido participar el año que viene en la dirección de arte de un largometraje, así que el futuro pinta muy bien. 

Os recomiendo que visitéis todo el todo el trabajo de Ismael en su página web. Os gustará.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *