Nacho Guerreros: “Siempre me he considerado un actor de teatro y no puedo vivir sin él”

C.Tangana, el morbo de lo pegadizo
29 noviembre, 2021
Carlos Hipólito y Mapi Sagaseta vuelan juntos con “Rita”
6 diciembre, 2021

Nacho Guerreros es un peso pesado de las artes escénicas. Televisión, cine y teatro, mucho teatro, dan la vida a este actor riojano que hemos tenido el gran placer de entrevistar.

Escucharle impone, y aunque su rostro es uno de los más reconocidos de la pequeña pantalla, Nacho Guerreros demuestra que su amor por la interpretación no tiene fin. Hay conversaciones con las que aprendes y creo que esta charla que compartimos con este actor todoterreno, fue de esas que enriquecen y van un poco más allá, porque tocan fondo del bueno y te dan el privilegio de poder adentrarte en la cabeza y corazón de los que nos hacen un poco más felices con sus personajes. Sus inicios, su trabajo en La que se avecina y sobre todo el todopoderoso teatro, marcan la carrera de este actor que vale la pena conocer.

Por aquí seguimos en una nube de la que es imposible bajar, así que te invitamos a subir a ella y a descubrir de que está hecho el cielo de Nacho Guerreros. ¡Sigue leyendo!

-¿Quién es Nacho Guerreros? ¿Dónde y cuándo empieza tu carrera?

Mi carrera empieza desde que nací porque siempre he tenido la vocación de ser presentador o de ser cantante, entonces me considero artista desde pequeño, pero mi carrera oficial comienza en el año 1995 con mi primer contrato después de haber estudiado arte dramático.

Nacho Guerreros, Ignacio Guerreros, que es como me bautizaron, es un señor riojano que trabaja mucho y trabaja en lo que más le gusta del mundo, en el oficio de actor, en el oficio de contar historias.

-¿Por qué te hacia especial ilusión interpretar a un sacerdote como el de Cristiano, el cortometraje de Adán Pichardo? ¿Cómo ha sido la experiencia?

Porque nunca lo había hecho y me faltaba interpretar un personaje así. La cuestión es que me gustó mucho el tono en el que esta tratado el cortometraje, sin caer en el dramatismo y sin intentar aleccionar. Mi personaje es un sacerdote enrollado y cojonudo. Por amistad con Miguel Ángel Olivares, me ilusionó mucho, y sobre todo, porque me ha encantado coincidir con Iván Vigara que es el actor protagonista. Es un chico maravilloso, que me lo puso todo muy fácil. ¡Y ya tenemos el primer premio! ¡El premio del público en el Festival de Almassora!

-¿Qué ha significado para ti Cristiano? ¿Cómo fue el rodaje?

Me involucro mucho en personajes que creo que valen la pena. Este proyecto ha supuesto conocer a gente muy profesional. Estamos hablando de un corto rodado en dos días. Yo pasé mucho estrés porque grabé mientras trabajaba en el teatro con Juguetes Rotos, pero Adán es tan calmado que me daba confianza, y yo veía un equipo muy joven y muy centrado. Me ha cambiado la vida, porque además me están llamando directores muy jóvenes, y eso significa que cuando ellos empiecen a despuntar y a realizar más proyectos y largometrajes pueden contar conmigo porque ya conocen como trabajo.

Nacho Guerreros, Ignacio Guerreros, que es como me bautizaron, es un señor riojano que trabaja mucho y trabaja en lo que más le gusta del mundo, en el oficio de actor, en el oficio de contar historias.

-Háblame de cine…

Tengo una espinita clavada con el cine. He hecho muchos cortometrajes y muy pocos largos, y quiero hacerlos, quiero hacer largometrajes que ganen premios, que vayan a festivales. Me da la sensación de que en el cine siempre trabajan los mismos. Hay ciertos lobbies para que personas, que estamos en este mundo desde hace 25 años no trabajen en el cine, y hablo por el 95% de la profesión, no solo por mí. Me parece que hay actores de televisión que podrían hacer muy buenos trabajos en el cine y no se les llama.

Fuente imagen: www.b-artmanagement.com

-¿Qué película te hubiese gustado protagonizar?

Los Santos Inocentes. Esos personajes interpretados por Paco Rabal, Alfredo Landa, Juan Diego…son personajes de una envergadura abismal. Yo tenía 13 o 14 años cuando la vi y me impactó mucho. Ahí dije: qué pedazo de interpretaciones, quiero ser como ellos. Aún me sigue impresionando mucho esta película. Ahora hay mucha moda de comedia facilona que no me gusta especialmente porque creo que no refleja nada, y se deja de lado obras muy grandes. Hoy en día, una película como esta, nadie la produciría.

Estas en plena gira con Juguetes Rotos y Sobre el caparazón de las tortugas. ¿Qué nos pueden contar de estas obras? ¿Cómo están funcionando?

Acabo de regresar de México. Ha sido una experiencia personal y profesional muy enriquecedora. Hemos vuelto muy satisfechos con la acogida allí. Hay Juguetes para rato. Con Sobre el caparazón…, estamos empezando. Hemos hecho dos bolos, ahora tenemos próximamente dos más, y esperamos estrenar en Madrid en otoño del año que viene. Estoy también inmerso en un espectáculo de monólogos, mis cortos, mis cursos…

-¿Qué te enseña el teatro?

Es como la mili antigua. El teatro enseña disciplina. Me he considerado siempre un actor de teatro y no puedo vivir sin él. Estuve ochos años sin hacer teatro porque estaba inmerso en La que se avecina, hasta que me rescató Ángel Caballero para hacer un micro-teatro. Después vino la obra El milagro en casa de los López y desde entonces no he parado ni pienso parar.

El teatro te da un contacto con el público que el mundo audiovisual no tiene. El teatro para un actor es la madre del cordero, es lo básico. Cualquier actor debería pasar por las tablas aunque fuese una vez en la vida. La cima y la popularidad no duran para siempre, entonces tienes que tener un refugio, y el teatro es ese buen refugio.

El teatro para un actor es la madre del cordero, es lo básico. Cualquier actor debería pasar por las tablas aunque fuese una vez en la vida.

‘Juguetes Rotos’, protagonizada por Nacho Guerreros y Kike Guaza. Producida por Rokambolescas. Fuente imagen: www.teatroespanol.es

-Eres muy conocido por tu gran papel de Coque en La que se avecina, una de las series más exitosas de nuestro país. ¿Cómo es interpretarle durante tantos años?

Una maravilla en todos los sentidos. Me meto tanto en la piel de Coque que casi soy él. Me pongo la cresta y la americana de conserje y ya está, ya tengo el personaje hecho. Estar interpretando durante tantos años un mismo personaje crea muchas ventajas. Todo lo que venga. Imprevistos, dudas, lo puedo solventar muy bien porque lo tengo más que interiorizado. Coque está agarrado a mí. Gracias a La que se avecina he podido montar mi productora y comprarme un apartamento.

-Charlamos hace poco con Eva Rufo, impulsora de Cada Átomo de mi cuerpo es un vibroscopio. ¿Por qué decides apostar por producir esta obra tan especial y diferente? ¿Cómo nace tu productora, Rokambolescas?

Es la productora que hemos fundado Fabián Ojeda y yo. Nació en 2017 para producir Juguetes Rotos. Podemos decir que es nuestro primer hijo, y el hijo que más satisfacciones nos está dando desde hace 4 años. Desde hace poco estamos inmersos en el proyecto que protagoniza Eva Rufo, porque me pareció una maravilla cuando lo vi, porque es un tipo de teatro muy visual, moderno, que no estamos acostumbrados a ver y me encantó. Además, cuenta una historia que está basada en una historia real. Espero que duremos mucho en España con este trabajo.

-¿Qué crees que aporta el teatro emergente al panorama escénico y por qué piensas que es tan importante dar voz a los nuevos creadores?

Ellos son el presente y el futuro, no podemos tirar siempre de los clásicos, debemos mirar al futuro con personas que están escribiendo y se están formando para dar historias al teatro. El teatro español tiene piezas buenísimas y unos escritores espectaculares que debemos dar a conocer. Me gusta mucho más el teatro contemporáneo y moderno que el clásico.

A la hora de producir me gusta mucho más tener al autor de la obra vivo, a tu lado, porque el autor puede proponer, le puedes consultar cosas. Nos ha ocurrido con Juguetes Rotos, porque la ha dirigido la misma persona que la ha escrito, Carolina Román. En la cartelera hay obras imprescindibles del teatro español. Vamos a aprovechar la sabia nueva para darles a conocer y atraer al público joven, que es muy importante. La gente joven tiene que ver mucho más allá que su pantalla de móvil. La vida real es otra, no la que vemos en Instagram. Hay una vida, la real, que es la que hay que vivir y disfrutar.

Me meto tanto en la piel de Coque que casi soy él. Me pongo la cresta y la americana de conserje y ya está, ya tengo el personaje hecho.

Nacho Guerreros encarna al mítico Coque en la exitosa serie ‘La que se avecina’. Fuente imagen:

-Háblame de los premios MAX, tu premio de la Unión de Actores…

Imagínate, los premios MAX, los premios más importantes que da el teatro español. Fue una noche inolvidable y a partir de esa nominación la obra comenzó a tener mucho bolo, así que los MAX nos han tratado muy bien. Después vino el premio de Unión de Actores, que ganamos con Kike Guaza. También he recibido hace poco un premio a mejor actor que me ha hecho especial ilusión porque lo recibí en La Rioja, en el Teatro Garnacha, junto a Kike también. Juguetes Rotos solo me da alegrías.

Fuente imagen: www.b-artmanagement.com

-Dime una serie, un director, un libro y una película.

-Serie: Muchas, pero hay una especialmente que me ha marcado. La vi cuando era muy pequeño. Música para sobrevivir, en la que una banda de música de mujeres presentes en un campo de concentración nazi intentaba sobrevivir gracias a la música. No podía dormir cuando la veía. Es una serie que debería ver todo el mundo, porque nos estamos olvidando de muchas cosas que han pasado y están pasando.

-Director: Pedro Almodóvar. Él me ayudó a soñar. Sus inicios fueron una locura. Fue muy valiente, porque hacer las películas que hacía en los años 80 no las hacia nadie. Él tuvo un par de enfrentarse a la censura a la gente mediocre que critica desde el sofá de su casa. Va a ser un genio toda su vida. Me impresiona su libertad a la hora de hacer cine. España, en aquella época, necesitaba hacer lo que le diese la gana.

-Actor y actriz: Que difícil me lo pones. Admiro a muchos, sobre todo a aquellos que se han esforzado tanto en sus estudios. Te diré uno, Vincent Cassel, me gusta mucho, me impresiona. Actriz, Isabelle Huppert.

-Película: La semilla del Diablo, de Roman Polanski. Espectacular.

-Libro: La biografía de María Estuardo, de Stefan Zweig. Es un libro terriblemente impactante.

-¿Cómo ves tus proyectos futuros?

Ahora mismo mi proyecto está en México. Tengo entre manos un trabajo en París y quiero centrarme en todo lo que tengo en marcha, el teatro y el corto.

Agradecemos mucho las alegrías que nos está dando este proyecto del que ya forma parte Nacho Guerreros y esta charla que compartimos con él. Desde aquí pedimos que se siga reconociendo el trabajo de los actores que se dejan la piel plano a plano y función a función. Sin ellos, la cultura estaría huérfana.

Esta entrevista ha sido un placer y un sueño cumplido. ¡Gracias por formar parte de A2VOCES, Nacho!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *