‘A Medida’, un ovillo de amistad, familia y demasiados secretos

La ‘Mayéutica’ de Robe
8 septiembre, 2021
‘Miss Marte’ de Manuel Jabois
16 septiembre, 2021

‘A Medida’, un ovillo de amistad, familia y demasiados secretos

Pido perdón de antemano si hay una pizca de subjetividad que pueda impregnar este post y las siguientes líneas  que vas a leer, pero bueno, qué más da, si al final en eso consiste este rincón tan bonito que hemos creado entre cuatro apasionadas, que además de disfrutar de la cultura y escribir sobre ella, somos amigas y casi hermanas.

Tenía muchas ganas de ponerme al frente y teclado de esta reseña, la de la primera novela de Carmen Bosch, que como ya sabes, es una de las nuestras y acaba de publicar A Medida, un libro en el que conviven  el misterio, la amistad, la familia y los secretos, pero en el que también hay buenas dosis de una escritora que promete regalarnos grandes historias.

Decía lo de la subjetividad o falta de objetividad, según se quiera interpretar, porque para mí A Medida ha supuesto un disfrute literario, pero también una manera de redescubrir a mi amiga, con tantas referencias personales que he ido encontrando a lo largo de la lectura y que por supuesto, me han recordado a esas cosas que ella adora y vive como suyas. Porque hay mucho de Carmen en Álvaro, el protagonista de la novela, y lo mejor de todo es que solo unos pocos podemos llegar hasta ahí, como si fuera un secreto solo apto para sus lectores más cercanos.

Carmen Bosch, que como ya sabes, es una de las nuestras y acaba de publicar A Medida, un libro en el que conviven  el misterio, la amistad, la familia y los secretos.

Carmen Bosch durante la presentación de ‘A Medida’, su primera novela.

El libro cuenta la historia de la familia Alcañiz formada por Álvaro, Marcos y Salvador, dos hijos y un padre con una relación peculiar y demasiadas cuentas pendientes, que se verán sobrepasados por la vinculación de Marcos, el mayor de los hermanos, en un crimen del que se desconocen los detalles y sobre el que se desarrolla una trama que mezcla lo básico de la novela negra y la investigación, con el ABC de las relaciones humanas: el amor, la amistad y la familia.

Si para mí lo mejor de A Medida es esa exploración de la amiga escritora de la que hablaba antes, es también en parte por lo bien que está trabajada la construcción de unos personajes, creados por y para la causa de todos los acontecimientos que suceden entre la cocina de tres hombres huérfanos de figura materna, donde conviven la inseguridad y conformismo de Álvaro, que contrasta con el éxito y poder seductor de Marcos como contrapunto perfecto para entender a Salvador y las causas de sus desgracias. También el resto de “actores” juegan un papel fundamental en el desarrollo de la novela, con la dulce Bárbara, el gamberro de Germán o la chispeante María, que se convierten en los perfectos acompañantes del protagonista y su relato.

Otra de las claves es la relación de los escenarios descritos, que se identifican perfectamente con cada uno de los personajes y en los que se combinan espacios tan dispares como el glamour que irradian los estudios de modelaje, los pasillos de una universidad de Periodismo, las sombras de la comisaría, o el hogar de una estrambótica y misteriosa mujer con un curioso acompañante, que cambiarán el transcurso de los hechos.

La construcción de unos personajes, creados por y para la causa se mezclan con unos escenarios perfectamente descritos.

‘A Medida’ narra la historia de la familia Alcañiz y todos sus secretos.

Sin tapujos ni exceso de retórica, nuestra escritora emergente favorita hace alarde de una escritura directa y concisa, para todos los públicos, y con una gran cantidad de referentes cercanos a los más jóvenes pero sin perder el foco en los lectores adultos, demostrando que no hay edad para entender las consecuencias de la mentira, el peligro de la obsesión y la necesidad de dar un paso al frente y asumir los retos que la vida nos pone delante.

Tuve la suerte de ser una de las primeras personas que pudo leer A Medida cuando todavía era un manuscrito, y de hacer de maestra de ceremonias en la puesta de largo del libro. Ahora, tengo la misión y obligación de animarte a que te adentres en este universo tan especial que nos plantea Carmen, y que bien podría formar parte de una de esas crónicas de sucesos que tanto le “pirran” y por las que bebe sus vientos periodísticos.

Una lectura concisa y valiente y un orgullo que no me cabe en el estómago, no solo por la emoción de ver cómo el libro de mi amiga ya camina solo, sino por la certeza de que las cosas hechas con mimo y A Medida son un éxito seguro.

Tengo la misión y obligación de animarte a que te adentres en este universo tan especial que nos plantea Carmen, y que bien podría formar parte de una de esas crónicas de sucesos que tanto le “pirran”.

Carmen durante la presentación de ‘A Medida’.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *