Tim Burton: excentricidad con nombre propio (I)

Jaime Pujol: “La cultura nunca va a desaparecer”
26 octubre, 2020
La antología de Carol
30 octubre, 2020

Tim Burton: excentricidad con nombre propio (I)

Tim Burton es “mi director”.

A lo largo de su trayectoria profesional ha sido director, productor y co-director de multitud de películas que han marcado la diferencia en la gran pantalla desde el minuto uno de su proyección. Crecí y sigo creciendo con los quebraderos de cabeza de Jack Skeleton y con la delicadeza de Eduardo ManosTijeras.

No puedo quedarme con una de todas sus películas, para mí es imposible elegir entre, por ejemplo, La novia cadáver y Frankenweenie. Es verdad que unas me gustan más que otras, no voy a mentir, pero todas y cada una de ellas tiene algo que las hace maravillosas y hace imposible tener una preferencia. Además de la magia cinematográfica, tengo otra que agradecerle a “el director”, y es que haya criado a Johnny Depp, su gran “musa” y actor fetiche entre claquetas y majestuosas caracterizaciones. 

En estas palabras que siempre he querido escribir voy a contaros por qué Tim Burton tiene que ser de obligada visión, qué le caracteriza y qué palabra define a cada una de sus cintas. Espero que os guste leerlo tanto como a mí compartirlo con vosotros.

Como soy una “rollera” (debéis quererme igual) y no tengo suficiente con un post dedicado a él, haré dos, En este dedicaré mis palabras a 10 de sus obras y en otro, próximamente, 10 más, así como su curiosa llegada al mundo del cine dándoos a conocer un poco de su trayectoria y su vida.

¿Qué tienen en común todas las películas de Burton? 

Varias cosas. En todas veréis una verja o una valla casi siempre rodeada de árboles con hojas secas y un poco de niebla. Utiliza la oscuridad pero siempre junto a un contraste de colores muy llamativos; pasa del negro al azul cielo, al rosa y al amarillo con gran facilidad. En casi todas Deep y Helena Boham Carter interpretan a diferentes personajes.

Sigamos con más cosas. El amor: ya sea entre la familia, entre mujer y hombre, entre amigos incluso entre criaturas fantásticas y muertos vivientes. Ese amor hace que incluso el espectador se enamore de alguno de los personajes. Personajes pillos y caraduras, dulces y atrevidos, acción, misterio, diversión y unas bandas sonoras increíbles acompañados de un guión y unos diálogos que hacen pensar y reflexionar tanto a niños como a adultos.

Porque sí, Tim Burton hace cine para todos los públicos a pesar de haber centrado muchas de sus cintas en un público joven. Conforme os vaya hablando de las historias que cuenta, veréis cuáles pueden ver los más pequeños y cuáles no. No voy a seguir un orden cronológico de sus emisiones, así que no esperéis un análisis por años. Espero que os entren ganas de ver todas las cintas después de lo que os voy a contar sobre ellas. Yo, por suerte, las he visto y más de cinco veces cada una (por decir un número). Vamos allá. 

Tim Burton: excentricidad con nombre propio (I)

Tim Burton: excentricidad con nombre propio.

Big Fish: Amor.

Ewan McGregor interpreta al protagonista de esta cinta. No, en esta no sale Deep. Escenarios circenses en los que predominan la perfección de los personajes que contrasta con el color amarillo de una de las grandes escenas de la película, escena que seguro recordáis y si no sabéis de cuál hablo no dudéis en averiguarlo.

En esta esta gran historia de amor, en la que el protagonista apuesta por enamorar a una joven comprometida con otro hombre. Gracias a un contrato laboral con el tío de la joven conseguirá, solo una vez al año, saber una característica, gusto o afición para poder conocer a la chica y conseguir conquistarla.

Acompañado de un gigante el protagonista creará de su vida una gran aventura llena de peculiares personajes que, su hijo, deberá aceptar al final de la historia. Mensaje muy necesario el de esta historia familiar.

Alicia en el País de las Maravillas: Aventura.

Burton hizo esta adaptación gracias a la novela de Lewis Carroll. Alicia, un majestuoso Sombrero Loco, ahora sí, interpretado por Deep, el conejo y la Reina de Corazones a cargo de Boham Carter hacen de esta adaptación una aventura llena de acción y mensaje. Burton marca la diferencia entre los personajes buenos y los villanos destacando alguna parte de su físico y su carácter.

La valentía está representada en Alicia y la locura y la sabiduría en el Sombrero. Esta pareja, acompañada por el Gato Cheshire se introduce en un bucle de aventuras con el objetivo de terminar con las injusticias que trama la gran cabeza de la Reina de Corazones. Anne Hathaway y su pureza contrastan de una manera muy llamativa con la maldad de Boham Carter. Todo un clásico, novela y película que forman parte de la historia de la literatura y el cine. 

Sombras tenebrosas: Sensualidad.

Creo que es única película de Burton en la que la que lo sensual y la atracción son bastantes protagonistas de un argumento basado en la historia de un vampiro que despierta muchos siglos después, reviviendo así su primer amor y los problemas familiares y económicos de una familia muy relevante en la ciudad.

¿Quién es el vampiro? Deep, como no. En este film también podréis ver a Boham Carter, así como a la histórica Michelle Pfeiffer y a una estupenda Eva Green, de la que hablaremos en el otro post. Comedia y drama sobrenatural inmersa en una gran mansión habitada por los Collins, una mujer y dos niños necesitados de una institutriz que ponga orden y educación a su vida.

Una bruja intentará impedir a toda costa que esta familia vuelva a ser la que fue hace siglos. Escenarios y vestuario son más que llamativos en esta historia. Imposible no prestar atención a esta película desde que le das al play, y si no, se lo preguntáis a mi hermana.

Ed Wood: Antiguedad.

Película en blanco y negro protagonizada por un joven Johnny Deep en 1994. Ed Wood es un joven director de cine, un visionario sin formación académica y aficionado a vestirse de mujer. Tiene muy pocas oportunidades de hacer películas en un gran estudio pero sin embargo no ceja en su empeño de convertirse en un director famoso y para triunfar en la gran pantalla.

Tras reunir a un curioso grupo de personajes, realiza películas de bajo presupuesto, excéntricas y no muy cuidadas técnicamente. Destaca en especial la aparición del actor húngaro Béla Lugosi. He leído en diferentes reseñas que la película fue rodada en blanco y negro por decisión personal de Burton. Interpretaciones ingeniosas y cautivadoras que te llevan de viaje a los años 50.

Comedia negra, película de culto en la que conocemos “lo peor” del mundo del cine. Cinta basada en la vida real de Ed Wood. Más que interesante su visión.

Bitelchús: Impacto.

Nombralo tres veces y aparecerá. Qué gran interpretación de Michael Keaton acompañado de una adolescente Winona Ryder. Si habéis tenido la suerte de ver esta excéntrica cinta recordaréis el momento musical “Banana Song”, característico de esta historia. Solo por ver esa escena vale la pena ver la película entera. Sus efectos especiales desfasados hoy en día y potentes en los años ochenta narran esta extraña comedia macabra.

Os preguntaréis qué o quién es Bitelchús. Él es un “exorcista de los vivos” (autodenominado “bioexorcista”), es decir, ayuda a los fantasmas a echar de su hogar a cualquier ser vivo que les pueda molestar. Personaje sucio, grosero y pícaro que mete en el bolsillo a Lydia (Ryder), la hija de un matrimonio que se instala en una vivienda habitada por otro matrimonio.

La peculiaridad es que este último matrimonio del que os hablo está muerto. Impactó porque pocos taquillazos se gestan en torno a tramas que juguetean con ideas tan oscuras como la vida después de la muerte. Bitelchús fue un éxito en taquilla y fue la cinta que alzó a Burton, a pesar de ser criticado por sus “rarezas”, esas que a mí me fascinan.

Sleepy Hollow: Terror.

A pesar de no dar miedo es perfecta para la noche de Halloween. Creo que es la más misteriosa y terrorífica de Burton. Sin duda, en sus planos, destaca la gran belleza que caracteriza a Johnny Deep. Sus facciones perfectas son protagonistas en multitud de planos cortos. En el siglo XVIII el condestable Ichabod Crane (Depp), un investigador de Nueva York que utiliza avanzados métodos de averiguación, es enviado al diminuto, lejano y lleno de niebla  pueblo de Sleepy Hollow para descubrir qué hay de verdad en la leyenda de un jinete sin cabeza que aterroriza a los habitantes del lugar.

Lo macabro es bastante habitual en Burton y esta historia no escapa de esa palabra. Los Van Tassel protagonizan junto a Crane un clásico cuento fantástico que se remonta a la Guerra de Secesión americana, cuando un sádico matón (Christopher Walken) fue decapitado tras matar a numerosos miembros de esta misma comunidad.

Fabulosa. Nunca me cansaré de ver esta historia. Si tuviera que quedarme con dos o tres películas de Burton (como he dicho antes, es imposible elegir una), sin duda esta estaría en mi ranking personal. Brutal. 

Mars Attacks!: Estridencia.

Burton contó en esta llamativa historia con un elenco espectacular. La implicación de Jack Nicholson en el proyecto supuso el paso decisivo para que Glen Close, Pierce Brosnan, Michael J.Fox, Annette Bening, Rod Steiger, Martin Short, Sarah Jessica Parker, Danny De Vito y Natalie Portman. Cinta que trabaja lo absurdo de principio a fin, en la que la parodia y la imaginación se entrelazan con unos platillos volantes procedentes de Marte que sobrevuelan todas las capitales del mundo.

La población, aterrada, espera conocer sus intenciones. Al presidente de los Estados Unidos, su asesor científico le asegura que serán absolutamente pacíficas. Sin embargo, sus asesores militares le aconsejan que aniquile a los marcianos antes de que sea demasiado tarde. Película de serie B que no tuvo gran acogida por el público. Después de ver La Guerra de los Mundos al público no le cautivó esta historia, a mí, la verdad, tampoco. No me van los marcianitos. Es la única de Burton que no me gusta.

Sweeny Tood: El barbero diabólico de la calle Fleet. Gore.

Recuerdo verla en el cine. En toda la sala éramos dos personas, mi acompañante y yo. Fuimos a verla después de mucho tiempo en las salas y salimos de allí sin ganas de comer empanadillas nunca más. Barbero y diabólico en la misma frase no puede significar nada bueno. De nuevo, Deep y Boham Carter interpretan a unos sádicos y vengativos protagonistas acompañados del gran y ya fallecido Alan Rickam, más conocido como Severus Snape (Harry Potter).

Burton utiliza a un melancólico barbero para acabar con todos aquellos que han influido en su vida o que de una manera u otra no hacen el bien, o eso cree él. Toda esta sangre derramada por una navaja que siempre se acerca mucho a los cuellos va acompañada por canciones.

¿Canciones? Sí, esta película es un musical. Historia para adultos ambientada en un mugriento Londres. Empatizarás con el protagonista en esta malvada y extrema genialidad oscura.

Frankenweenie. Niñez.

Cinta de dibujos, la primera del post. Basada en el corto “Vicent”, del que hablaremos en el siguiente post de Burton. Esta cinta cuenta la historia del pequeño Víctor, un niño al que le han arrebatado lo que más quería, Sparky, su perro. De manera elegante y triste el director nos introduce en las ganas que tiene Víctor (quien tiene el mismo nombre que el prota de La Novia Cadáver), de devolver a la vida a su amigo fiel. ¿Cómo lo hace? Cosiendo y formando al perro con retales y pedazos para traerlo del mundo de los muertos con una gran descarga eléctrica durante una noche de tormenta.

Cuento inspirado en Frankestein que hace un homenaje al mundo de los monstruos y a los niños, que apuestan por rescatar a todas sus mascotas del cementerio con un resultado que no esperan. Niños y animales en una película infantil con ese toque adulto que le hace ser vista con interés tanto a pequeños como a mayores. 

Batman. Clásico.

Clásico del cine versionado una y otra vez gracias a un cómic que narra la historia de una peligrosa ciudad de Gotham protegida por un corrupto cuerpo de policía hasta que aparece Batman, el Señor de la Noche. La reputada periodista Vicky Vale intentará descubrir el secreto que se oculta tras el hombre murciélago mientras que El Joker (Jack Nickolson) querrá destruir a Batman a toda costa.

Burton consigue en esta cinta recrear a la perfección el mundo del cómic a la vez que crea una auténtica pesadilla. Creo que es la película que configuró el mundo e incluso el universo cinematográfico de las películas de superhéroes. Mucho Marvel y mucho Spiderman pero poca gente habrá visto esta cinta de 1989 que se llevó un Oscar a la Mejor Dirección Artística. Superproducción. 

Hasta aquí a primera parte de mi cátedra sobre Tim Burton. Amenazo con volver pronto para daros a conocer el resto de cintas de las que aún no os he hablado en este especial dedicado a “mi director”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *