LaD.Mente: arte e ilustración entre trazos y Teleñecos

Alternativas culturales para los “peques” de la casa
11 enero, 2022
‘Starstruck’: ¿la sucesora de ‘Fleabag’?
17 enero, 2022

Es curioso, pero a veces, se nos tiene que cortar la digestión para lanzarnos a la piscina.

No sé si esto que estoy diciendo tiene mucho sentido, en mi cabeza sí, por eso de perderle el miedo a las cosas, pero de alguna forma a la protagonista de la entrevista de hoy le ha pasado algo parecido porque se le tuvo que cortar la digestión, o mejor dicho, que una pandemia le encerrara en casa para poder por fin, dar rienda suelta a ese talento que tenía guardado y tirarse de cabeza a la piscina con el nacimiento de su marca personal -que curiosamente me parece un término súper impersonal- o como nos gusta llamarlo a los que bebemos los vientos por la creatividad: su ALTER EGO.

LaD.Mente es un proyecto impulsado por la ilustradora y diseñadora gráfica Verónica Jiménez, que después de dedicar su formación al ámbito del arte obteniendo la licenciatura en Historia del Arte, y los grados en Conservación y Restauración en Bienes Culturales -con su posterior Máster- y en Bellas Artes, decidió durante el confinamiento, lanzar al mundo lo que para ella es un nuevo yo en forma de cartoon, afincada en Instagram y comprometida con temas tan actuales como el feminismo, la salud mental, la sexualidad o los derechos sociales.

De LaD.Mente puedo decir que hay compromiso, empoderamiento, cotidianidad y una naturalidad en forma de trazos y colores que atrapan a primera vista. Dibujo con mensaje. Ilustración con sentido. De Verónica puedo alabar su constancia, su capacidad para en lugar de tirar la toalla, buscar el rayo de sol para tenderla, y un instinto de resiliencia que he visto en pocas personas. Y de Vero, ya puedo decir que es amiga y una compañera de batallas creativas que estoy encantada de recibir en nuestro puntoDgiro. Vamos con la entrevista.

-¿Qué es LaD.Mente y quién está detrás del proyecto?

El personaje de LaD.Mente salió de entre los dedos de su autora nada más arrancar el confinamiento de 2020 a causa de la pandemia de Covid, en un momento de cruce de ideas y proyectos deseosos de salir a la luz y bajo la necesidad de expresar todo aquello que tiene dentro y que finalmente se siente libre de poder decir alto y claro, sin tapujos.

Tras LaD.Mente se encuentra una persona en pleno camino de autoconocimiento y empoderamiento que vio en el confinamiento un momento de reflexión más que de pesar y agobio, de introspección y liberación para poder, al fin, dar rienda suelta a todas esas ideas que bailaban por su cabeza y todavía no había plasmado sobre el papel.

-¿De dónde viene tu interés por el arte y la ilustración?

Mi interés por todo este mundo viene desde muy pequeña. Pasaba tardes enteras haciendo dibujos de las Tortugas Ninja o de los Teleñecos que todavía conservo. El punto clave de mi interés por el arte fue un día ojeando una enciclopedia en la que vi una foto a todo color de la torre inclinada de Pisa. No sé que captó más mi atención, si su estilo, la inclinación, la gente que paseaba por su alrededor…recuerdo que a los pies de la imagen ponía “Torre de Pisa”, Pisa, Italia. Y dije: yo quiero ir ahí. Desde entonces mi obsesión por los monumentos y por Italia fue in crescendo.

La ilustración sin embargo, la descubrí navegando por las redes cuando me topé con una de mis ilustradoras favoritas, Agustina Guerrero, y algo dentro de mí hizo clic, pensando cómo con un dibujo tan sencillo se podían decir tantas cosas, y yo pensé: ¿por qué no? ¿y si desempolvo mis antiguos dibujos?

-¿Cómo definirías tu estilo?

No sabría definir mi estilo en concreto, creo que todavía me encuentro en un punto de investigación y evolución en el que voy probando cada día salir de mi zona de confort a la hora de dibujar. Si debo definirlo, quizá se aproxime a un estilo más cartoon, pero nunca descarto lanzarme a probar con otros estilos, no me gusta quedarme estancada o encasillada en algo.

-Viendo tus obras queda patente que te inclinas por plasmar la vida cotidiana, el feminismo e incluso el amor propio. ¿En qué o quién te inspiras a la hora de dibujar?

En todo. Es fascinante como cualquier acto cotidiano o una conversación que se cruza en tu camino te puede inspirar para hacer una ilustración reivindicativa o de celebración.

Otra gran fuente de inspiración son recuerdos, cosas que me han pasado o me han contado. Toda esa información es ideal para plasmarla con ironía y humor, porque son situaciones que te puede pasar a ti, a tu amiga, a la vecina… son historias que se repiten y es por ello por lo que enganchan. Gustan porque ves reflejada tu realidad en un dibujo a modo de humor o reivindicación; y lo que más me gusta es que pueden llegar a hacerte reflexionar.

El personaje de LaD.Mente salió de entre los dedos de su autora nada más arrancar el confinamiento de 2020 a causa de la pandemia de Covid, en un momento de cruce de ideas y proyectos deseosos de salir a la luz y bajo la necesidad de expresar todo aquello que tiene dentro y que finalmente se siente libre de poder decir alto y claro, sin tapujos. 

LaD.Mente es un proyecto de la ilustradora y diseñadora gráfica Verónica Jiménez.

-Antes mencionabas a Agustina Guerrero, conocida como ‘La Volátil’ pero háblame de más referentes. ¿Por qué lo son?

Para hablar de mis referentes artísticos tengo que ir muy lejos en el tiempo, hasta la antigua Grecia, pasando por el Renacimiento italiano o el Art Decó francés, por ejemplo. Pero para no irme por las ramas, me centro en el campo de la ilustración más contemporánea, cuyos referentes para mí, son grandes artistas como por ejemplo Agustina Guerrero que decía antes, Alfonso Casas, Raquel Ribas (Lola Vendetta), Marta Piedra o Sara Soler, entre otros. Podría escribir y escribir sobre grandes artistas que van llenando poco a poco las estanterías de mi habitación. El por qué son mis referentes es fácil, de cada uno de ellos me gusta su estilo, tan diferente, tan personal y todo lo que expresan o defienden. Me alucina cómo son capaces de plasmarlo en dibujos tan potentes.

En cuanto a referentes de la vida real, mi familia, sobre todo mi madre, mi abuela y mi hermana, mujeres que me aportan con su manera de pensar infinitas ideas para poder dibujarlas. También mi pareja es un gran referente para mí, ya que, en ocasiones, de situaciones cotidianas es capaz de sacarme una carcajada y verle el puntito para sacarle partido y dibujarlo.

-Tienes formación en diversas áreas como las bellas artes, la restauración y conservación o el diseño gráfico. ¿Qué “poderes” consideras que tienen estas disciplinas respecto a otras?

Uf… creo que el poder de la sensibilidad, pero no esa sensibilidad que muchas personas piensan que es sinónimo de debilidad, sino la sensibilidad de ser capaz de ver más allá, pero no sólo de las pinturas, de las esculturas… más allá de las situaciones. El poder de la creatividad y de lo inmensamente poderoso que puede llegar a ser el ser humano si se lo propone, en el sentido de llegar a realizar verdaderas obras de artes tan solo con sus manos. El poder de valorar y admirar el pasado, intentar aprender de él, tanto las cosas buenas como las malas y conservar aquellas cosas que merecen ser conservadas. Quizá también el poder de ser capaz de ver las cosas en todas las tonalidades de grises que existen entre el blanco y negro que solo algunos pueden ver.

-Como tengo la suerte de conocerte, sé que eres una apasionada de la historia del arte y los viajes. ¿Cuál es el monumento, cuadro, escultura o pieza que desde el punto de vista creativo más te ha impactado?

Wow… esta pregunta es muy complicada porque tengo varias obras de arte grabadas a fuego. Quizá por mis comienzos en este mundo debería de ser la Torre de Pisa, que sí, en su día fue una sensación indescriptible tenerla delante, y ya que decir el sentir la inclinación mientras subía a su terraza.

Sin embargo, guardo en mí otras obras que me han marcado mucho. Recuerdo que lloré de emoción al ver el David de Miguel Ángel, y lo mismo me pasó con el Coliseo al enseñárselo a mi madre después de 8 años de haberlo visto por primera vez. Es algo de lo que mucha gente se ríe o se extraña, pero no sé, a mi me despiertan un no sé qué en la boca del estómago que es muy difícil expresar con palabras. Es puro amor por el arte. Mis carreras no han sido por hacer algo o estar entretenida, han sido y son verdadera vocación.

Por otro lado, no me quedo solo con el arte italiano, el Partenón de Atenas fue una lección de humildad total y admiración, la Torre Eiffel una reconciliación con el arte francés que siempre que puedo me escapo a visitarla.

En resumen, creo que no podría decantarme por una obra en concreto, son muchas las obras de arte que han hecho de mí lo que soy y que siempre que se hable de ellas se me va a notar un entusiasmo y un brillo en los ojos que con otros temas no me sale.

Mi amor por el arte es puro. Mis carreras no han sido por hacer algo o estar entretenida, han sido y son verdadera vocación.

LaD.Mente trata temas como la vida cotidiana, la sexualidad, el feminismo y la salud mental.

-La ilustración es una disciplina en crecimiento. ¿A qué crees que se debe este fenómeno?

Creo que a la capacidad que tienen las imágenes de transmitir aquello que quizá muchas veces no nos atrevemos a decir. Una imagen vale más que mil palabras, ¿no?, creo que ese poder lo tiene la ilustración y ya no solo la que se publica en las redes, sino desde pequeños, los álbumes ilustrados, los cuentos, que un sencillo dibujo nos resumen parrafadas enteras y es capaz de llevarnos a sitios lejanos sin tener que salir de nuestra habitación.

Es cierto también que las redes sociales han ayudado a dar un empujón bastante grande a los trabajos creativos, el poder compartir un trabajo y que personas de la otra parte del mundo puedan verla al instante y si les gusta, te den un like, eso hace unos años era inviable. Es desde mi punto de vista, lo que hace que esta disciplina esté creciendo a este ritmo, la posibilidad de compartir con el resto del mundo y la posibilidad de expresar todo lo que piensas en un dibujo y que cada persona pueda sentirlo según sus circunstancias.

-¿Crees que la ilustración es una herramienta útil para reivindicar según qué cosas? ¿Por qué?

Por supuesto, porque desde donde se sabe o se ha llegado a estudiar e investigar, se sabe que el ser humano siempre ha sentido un empuje de dejar huella, de expresar lo que sentía, de decir aquí estoy yo. Por ejemplo, las primeras pinturas rupestres son una prueba de ello, esas paredes llenas de arte son las primeras ilustraciones. Muchos siglos después en la Edad Media, con más de 3⁄4 de la población analfabeta, cómo adoctrinaban a esas personas a base de pinturas de un Dios que les iba a castigar, de esculturas macabras que iban a llevarlos al infierno si no cumplían las leyes…

El arte, no solo la ilustración, ha servido y sirve para reivindicar poder, sensaciones, estados de ánimo… y hoy en día la ilustración nos ayuda a expresar pensamientos, sensaciones y emociones de todo tipo.

La ilustración crece a un ritmo vertiginoso porque nos da la posibilidad de compartir con el resto del mundo y la posibilidad de expresar todo lo que piensas en un dibujo y que cada persona pueda sentirlo según sus circunstancias.

Con una extensa formación en el ámbito del arte, Verónica compagina su proyecto LaD.Mente con su trabajo de diseñadora gráfica.

-¿Dónde te podemos encontrar? ¿Cómo te están ayudando las redes sociales para llevar a cabo tu proyecto?

Por ahora LaD.Mente está verdaderamente activa en Instagram y próximamente espero lanzar la página web con más proyectos que tengo en mente y que sí o sí quiero llevar a cabo.

Las redes sociales ayudan, pero en este momento son una jungla y más desde que los algoritmos lo ponen tan difícil. Hace unos años lanzabas una publicación y el ratio de gente al que llegaba era a nivel mundial, hoy en día eso es impensable y hay que ir cumpliendo ciertos requisitos para que las redes poco a poco crean que eres un contenido digno de compartir y vayan abriéndote el ratio de visualización de manera muy pautada. Por eso, las redes sociales lo ponen difícil, pero estoy muy satisfecha con los seguidores que he conseguido, muchos de ellos ya compañeros y amigos, en este año y medio de idas y venidas, ya que no siempre he podido estar al 100% activa y eso se nota. Espero que con la web pueda mejorar la situación.

-¿Qué le espera a LaD.Mente del futuro?

Espero que muchas más ocasiones de poder hacer reír o reflexionar a aquella persona que se detenga unos segundos a ver mi trabajo. A LaD.Mente del futuro le deseo todo lo que estoy planeando para ella, un trabajo mucho más extenso y elaborado que espero que no se demore mucho en el tiempo en ver la luz.

-Venga, la última con un poco de trampa. Dime la verdad, ¿un artista nace o se hace?

Cualquier persona, pienso, es capaz de aprender a dibujar, pintar, esculpir, de crear en definitiva. Todo es cuestión de práctica y ser constante y disfrutar con lo que haces. Pero bien es cierto que hay personas que nacen con esa habilidad que parece que resulte tan sencillo, o con esa sensibilidad que son capaces de ver más allá del lienzo en blanco y llevarte a mundos que serías incapaz de imaginar.

Esa “cosa” que hace al artista lo que es, nace con él (o ella).

LaD.Mente continuará con una futura web y nuevos proyectos de su creadora.

En la charla que mantuvimos con Eva Rufo nos inventamos el “Test A2VOCES”, que es una cosa muy poco original pero nos hace mucha gracia y nos permite extender por unos minutos estas entrevistas tan chulas, así que vamos a ver qué nos cuenta LaD.Mente y cuáles son sus elegidos:

-Recomiéndanos un libro: La catedral del mar de Ildefonso Falcones.

-Esa serie que no puedes dejar de ver: si quiero ser típica, Juego de Tronos. Unas series que nunca me canso de ver o que me las pongo de fondo son Cuéntame o Compañeros.

-Una canción que te haga olvidarte de todo: O sole mio.

-La obra de arte que querrías haber pintado tú: La capilla Sixtina, o al menos haberlo hecho junto a Miguel Ángel pese al mal carácter que dicen que tenía.

-Un lugar especial: no he visitado mucho mundo, y quiero aclarar que de cada sitio que he visitado he vuelto enamorada, pero si tengo que decir un sitio en el que pienso cuando me hacen esta pregunta, el primer lugar que me viene es Roma, la mia città eterna.

Si Roma es la città eterna, volvemos a dejar claro que Valencia es un hervidero de ingenio y talento, tanto como el de Verónica y su DMente con esa forma tan particular de plasmar la vida desde la pantalla de su iPad o las páginas en blanco de alguno de sus cuadernos.

Para mí siempre es un placer abrir la puerta de A2VOCES a amigos que hacen arte. Ahora, queda pendiente nuestro podcast para cambiar el mundo. ¡Gracias LaD.Mente por asomarte a puntoDgiro!

1 Comment

  1. Cristina Garcia dice:

    Eres genial, Vero! Como artista y persona! 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *