La antología de Carol
30 octubre, 2020
Steamfield, la ciudad de Alberto
5 noviembre, 2020

En nuestro particular mes del terror no podía faltar un post de miedo. Aunque pocas veces he sentido miedo al leer un libro o al ver una película hay historias oscuras y malvadas que recordaré para siempre.

Gracias a multitud de autores y directores hemos conocido que el miedo puede ser interesante, escalofriante, inquietante y agradable a la vez. Se puede sentir miedo a algo bueno y a una situación que se nos escapa de las manos. Si además, a esa situación le añades un monstruo, una niebla espesa o el sonido que produce el viento y un columpio oxidado, tienes miedo para rato.

Y eso es lo que pasa en cada unas de las novelas que os voy a dar a conocer hoy. Algunas nunca caerán en el olvido y otras son poco conocidas. Me considero adicta a ellas y adicta a su misterio. Allá voy.

Historias extraordinarias, de Edgar Allan Poe

En más de una ocasión he nombrado a este autor y os he dicho que es el maestro del miedo. Relatos cortos son los que componen esta obra psicológica que se encarga de ensalzar lo más turbulento del alma humana.

El mundo que describe Poe es un mundo lleno de personas frías, silenciosas e intensas. El autor convierte el miedo en una presión que te ahoga mientras intentas luchar contra fuerzas sobrenaturales. Cada cuento que compone estas historias narra un suceso extraño, misterio y lleno de presencias. Corazones que laten después de apagarse, cuervos que te persiguen hasta el final, sonidos que te vuelven loco acompañados con voces de ultratumba que leer y crees oír. Célebres historias de terror y misterio son las que puedes conocer si te introduces de lleno en las páginas de Poe.

Creo que Poe dio a conocer su vida en cada uno de estos relatos ya que, creció rodeado de magia negra, santería e historias de zombies. Es curioso que después de tantos años su muerte sea siendo un misterio, como todas sus narraciones. No sabemos si murió de forma natural, si le asesinaron o si se suicidó. Hasta en ese mismo momento estuvo rodeado de misterio. ¿Os atrevéis a leerle?

El mundo que describe Poe es un mundo lleno de personas frías, silenciosas e intensas. Es el maestro del miedo.

 

Cementerio de animales, Stephen King

No puede faltar una obra de Stephen King en este post. Después de IT, que fue la primera historia que leí sobre él (trauma que solo pude resolver gracias a mi tío). Me animé a leer esta narración que tiene como protagonistas un gato y una niña. Ellie es una pequeña que tiene como mejor amigo un felino. Él le acompaña a todas partes y forma parte de su vida como otro miembro de su familia. Un día, Church, el gato sufre un gran accidente y, desgraciadamente, muere.

No os estoy haciendo ningún spoiler, solo os voy a dar ese detalle, desencadenante de una truculenta historia en la que el gato no deja de estar presente. El padre de Ellie, el médico Louis, será quien luche contra lo ocurrido con el animal y con una gran tradición que ocurre más allá del bosque, donde niños y adolescentes depositan a sus mascotas cuando mueren a causa de algún tipo de accidente desde tiempos inmemoriables.

Animales, niños, muertos y resurrección, son el alimento de este menú que escribió el genio de lo negro en 1983. Como curiosidad os contaré que el autor ha confesado en multitud de ocasiones que sintió miedo al escribir las páginas que componen este libro, páginas que están inspiradas en su propia vida, su propia hija, el gato de ésta y el cómo se le puede explicar a un niño pequeño qué es la muerte.

Esta historia ha sido llevada al cine dos veces, una en 1989 y otra en 2019. Sin duda es mejor la primera, pero aún es mejor leer el libro. Rápido, fresco, intrigante e inquietante. La carne de gallina y el repelús no os van a faltar mientras devoráis sus frases. 

Animales, niños, muertos y resurrección, son el alimento de este menú que escribió el genio de lo negro en 1983.

Drácula, Bram Stoker

Clásico del terror. Creo que Bram Stoker ni imaginaba todo lo que iba a conllevar este “librazo”.

En 1897 nacía el vampiro con mayúsculas, el vampiro que ha inspirado películas, cortos, cuadros, personajes de novela, disfraces y, desgraciadamente, a psicópatas. Este escritor irlandés dejó un legado majestuoso con esta obra que hoy en día se sigue leyendo y estudiando. Su argumento es conocido por todos pero os voy a hablar un poco de lo que cuenta.

La historia empieza dándonos a conocer a Jonathan Harker, un joven abogado inglés que viaja a un emblemático castillo de los Cárpatos para  trabajar bajo las órdenes de un gran aristócrata, un conde llamado Drácula. El joven abogado, obviamente, desconoce los planes malévolos que esconde el señor del castillo. La vida de Harker se convierte en una auténtica pesadilla. Casi todo lo que ocurre en esta historia está salpicado por una sensación de peligroso doble filo, una la irresistible atracción.

Esa atracción es la que Drácula genera en Mina, la prometida del abogado, que acude al castillo en su busca por algo que no os voy a contar. La diabólica personalidad del conde arrastra a todos los personajes de la novela junto a él, igual que Stoker arrastra al lector en esta fascinante obra.

Recordaréis seguro las interpretaciones de Bela Lugosi, Gary Oldman y Christopher Lee en las diferentes adaptaciones cinematrográficas que se han hecho de este personaje tan característico por sus colmillos y por su afán por beber sangre en vez de cerveza. Este libro es una obra de arte.

Este escritor irlandés dejó un legado majestuoso con esta obra que hoy en día se sigue leyendo y estudiando.

La semilla del diablo, Ira Levin

Relato de maldad a más no poder que también habréis visto en el cine, en su adaptación en el año 1968, protagonizada por Mia Farrow y dirigida por Roman Polanski.

Esta historia narra la romántica vida de un matrimonio. Rosemary Woodhouse y su marido, Guy, un actor poco reconocido se mudan de casa y empiezan una nueva vida en un edificio de apartamentos en Nueva York.

El edificio, conocido como el Bramford, está habitado mayoritariamente por ancianos. Dos de ellos, Roman y Minnie Castavet, Woodhouse, acuden a darles la bienvenida e intentan, por todos los medios, establecer relación con ellos. Rosemary se muestra reacia a frecuentarlos, no solo porque los considera extraños sino también por los misteriosos ruidos procedentes de su apartamento. Guy, sin embargo, parece sentirse encantado con los Castavet.

El matrimonio empieza a ver cómo su vida cambia a mejor, ya que Guy, consigue un papel importante en una obra para Broadway y Rosemary queda embarazada. Nada les falta. Amor, trabajo, un bebé en camino y felicidad. Pero no todo es oro lo que reluce, ya que, para extrañeza de la mujer, lo ancianos empiezan a mostrarse especialmente interesados por el embarazo y la salud de Rosemary, que, cada día que pasa, se encuentra peor. Débil, sin ganas de comer, sin ganas de dormir, la mujer termina muy enferma y aisladapor culpa de algo que no acaba de saber qué es. No hace falta que os diga que los amigos en ocasiones no son lo que parecen y que el diablo puede estar en la persona que menos te esperas.

Obviamente no hablo del diablo con tridente y cuernos, sino de la maldad personificada. No os voy a contar más porque creo que el título de la obra da a entender mucho. ¿No?  A mí el libro me encantó y he de decir que a pesar no darme miedo si me dejo muy sosprendida. ¿Y la película? Digna de ver, desde luego. 

Relato de maldad a más no poder que también habréis visto en el cine, en su adaptación en el año 1968.

El terror es algo grotesco, un mundo lleno de imágenes monstruosas y espeluznantes que te hacen sentir la piel de gallina, que te produce un placer inesperado y una perturbación angustiosa que tu cerebro no puede controlar. Espero que después de este post os apetezca sentir esas sensaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *