Sergio Molina, Historia en tiempos de Instagram

Javier Sierra, mirar y leer para descubrir
24 agosto, 2020
Los ángeles de “El Fondo del Estanque”
4 septiembre, 2020

Sergio Molina es historiador.

Al contrario de lo que mucha gente pueda pensar, la Historia como grado universitario, sigue siendo una de las opciones que muchos estudiantes escogen a la hora de vislumbrar y planificar su futuro. A pesar de la precariedad, de la falta de recursos y de la competencia, la vocación por enseñar, investigar y poner la vista en el pasado, es la prioridad de muchos valientes historiadores de nuestra generación.

Es el caso del protagonista de esta entrevista, que acaba de lanzarse a las redes sociales con un proyecto emergente muy especial, cuyo objetivo es la divulgación de acontecimientos históricos, artísticos y mitológicos a través de Instagram y en clave didáctica para todos los públicos.

Sergio es la vocación en persona pero también la curiosidad. Graduado en Historia y Gestión Cultural por la Universidad de Valencia, se ha convertido en todo un especialista en el estudio y protección de la cultura oral, el folclore y las mitologías. Además, es un apasionado de las nuevas tecnologías, herramienta que está utilizando para llevar a cabo su proyecto ‘Historia y curiosidades’ (@histocuriosidades).

Como todos, este joven de 28 años está viviendo la nueva normalidad con incertidumbre, aunque si todo va bien, pronto cruzará el charco para continuar con su trabajo y formación en México.

-Empezamos la entrevista con la pregunta del millón. ¿Por qué historiador?

Como se suele decir, por vocación. Siendo sincero no sé decir en qué momento de mi vida elegí estudiar Historia, sencillamente me atraía desde pequeño, era de esos niños que les gustaba leer curiosidades, en mi caso sobre qué había pasado antes de que yo naciese, y cuando me llegó el momento de entrar a la universidad acabé decantándome por lo que me llenaba y sentía que me haría estar a gusto. 

La verdad es que me hace feliz leer y estudiar sobre esto, además, mejor o peor, he tenido la posibilidad de poder dedicarme a ello, lo cual siempre es una suerte. Así que puedo decir que acerté a la hora de elegir y dejarme llevar por mi vocación, sin contar que siempre tuve el apoyo de mis padres para dedicarme a ello, y creo que esto es importante porque al final que ellos, que son una figura importante en tu vida, te apoyen en tus decisiones las hacen más fáciles. Y sobre todo viendo lo difícil que está el mercado laboral hoy día creo que hay ser valiente para elegir Historia con 18 o 20 años, y no realizarla en la jubilación como un hobbie.

-‘Historia y Curiosidades’ (@histocuriosidades) es tu nueva aventura, tu proyecto emergente. ¿Cómo surge la idea de empezar un proyecto de divulgación a través de redes sociales?

La idea llevaba rondándome desde hace bastante tiempo. Sigo bastantes cuentas que tratan temas de Historia, Geografía o Arte y pensé que yo, gracias a mi formación y especialización en mitología, folclore y cultura oral, podría desarrollarlo de un modo que resultase interesante al lector y acabase enganchando a alguien a leerlo. Buscaba ver a cuanta gente podía llegar mis publicaciones, divertir, interesar, crear una sensación ya sea positiva o negativa, pero que les cree un sentimiento. 

Digamos que la idea surge por y para hacer llegar la mitología de un modo sencillo a la gente que consume redes sociales, sin distinción de ningún tipo. Son contenidos altamente accesibles independientemente de edad, estudios o ideología. Y por tanto, yo parto de la idea de divertirme y disfrutar contando historias que, mal o bien, todos hemos oído hablar pero no profundizamos en su significado, ni en cómo o porqué nos han llegado a nuestros días, pero siempre, con el objetivo de disfrutarlo, de lo contrario no lo haría.

Es cierto que estamos hablando de una cuenta en una red social y no de un manual dedicado al estudio de un tema en concreto donde la profundización y el tono a la hora de tratar el tema, obviamente sería muy diferente. Pero ahí es donde reside la gracia de estas cuentas, en que se puede aprender de un modo sencillo, en un tono más distendido y alejado de la “arrogancia” o el “ego” que en muchos casos se puede encontrar en las universidades. 

La idea surge por y para hacer llegar la mitología de un modo sencillo a la gente que consume redes sociales, sin distinción de ningún tipo.

Fragmento de @histocuriosidades, el proyecto emergente de Sergio Molina.

-Estamos en la era de la lectura rápida, el exceso de “postureo” y like fácil por lo que tu proyecto además de emergente, es ambicioso. ¿Qué podemos encontrar en @histocuriosidades?

Como bien dices estamos en la época donde todo lo vivimos muy rápido, incluso algo que muchos consideramos un ritual como es sentarte a disfrutar con un libro en el sofá, la cama o en el césped. Pero hay que adaptarse y entendemos que el ritmo de vida se ha elevado, lo queremos todo al instante, y eso es algo que se puede encontrar en @histocuriosidades. Historias de las mitologías muy accesibles en contenido, contadas de un modo ágil y que llega al lector rápidamente, y creo que aportando algo. 

Si es cierto que, como todo, se puede abreviar, y yo a veces peco de extenderme a la hora de detallar determinados puntos ya que considero que algo tan extenso como es la mitología, es difícil comprimirlo en apenas un post de Instagram o los 140 caracteres de Twitter. Pero también, y eso es algo que me motivó a crear esta cuenta, considero que en muy poco se puede transmitir mucho. Creo que eso es lo que podemos ver en esta cuenta, desgranar los mitos para transmitir nuestro pasado del modo más sencillo posible. 

-En la BIO del proyecto dices que “los mitos están hechos para que la imaginación los anime”. ¿Qué relación hay entre mitología y creatividad?

Toda. Los mitos nacen de la imaginación, de la necesidad del ser humano de explicarse del modo lo más “racional” posible, sin embargo en muchas ocasiones el raciocinio no nos llega para explicar la existencia del ser humano, el origen de determinadas cosas y solemos dejar volar esa imaginación, a la que obviamente, y aprovechando la capacidad creativa que poseemos, utilizamos para dar vida a todo un mundo paralelo al que habitamos. 

Este es un mundo imaginativo e irracional pero que a la vez vuelve todo completamente racional. De hecho este mundo contiene todo lo real que es el ser humano. Las pasiones, la venganza o la infidelidad son sentimientos puramente humanos que se entremezclan con elementos de fantasía como las transformación en animales, plantas u otros objetos, por la capacidad de volar e incluso por la aparición de criaturas monstruosas capaces de interactuar, e incluso procrear, con humanos. Por ponerte un ejemplo tendríamos como Zeus embaraza a Dánae convirtiéndose en lluvia, algo a todas luces imposible e increíble.

Como digo la mitología no sería lo que es sin la creatividad, es ese toque que le damos los humanos, que solo nosotros somos capaces de desarrollar lo que hace de este imaginario algo tan maravilloso. El ser humano crea, destruye y amplía en función de su necesidad o de su apetencia, por tanto mientras seamos capaces de imaginar, somos capaces de crear.

La mitología no sería lo que es sin la creatividad. Mientras seamos capaces de imaginar, somos capaces de crear.

‘El Triunfo de Baco’, Velázquez.

-¿Cómo te gustaría continuar con @histocuriosidades?

Por el momento disfruto mucho contando estas historias de la mitología clásica, pero como todo proyecto creo que hay que mirar siempre un poco más allá. Yo lo he comenzado como un entretenimiento, una diversión con un tema que me apasiona y que ocupa mi vida profesional. Pero también te digo que no voy a quedarme anclado únicamente a la mitología griega, en primer lugar, y a Instagram, en segundo punto. 

Obviamente, el conjunto de mitos que más se conocen son los de la Antigua Grecia, pero considero que hay mucha, muchísima, mitología fuera de lo que casi todos pensamos cuando se habla de este tema. Sin ir más lejos, en nuestro país tenemos grandes fuentes de tradición oral y folclore como en Valencia pueden ser “Les Rondalles” que Enric Valor recopiló, y que son sencillamente maravillosos ejemplos de esa “mitología valenciana”. En Asturias, donde yo nací, tenemos miles de ejemplos de un imaginario popular, personajes como el Cuélebre, los Trasgus, el Nuberu y mil personajes más hacen que no solo tengamos que centrar nuestras miras en Grecia. 

Si bien, considero que el inicio para un proyecto de este ámbito debe de ser de la mejor manera posible, y esa, obviamente, es con la mitología más clásica. De ahí partiremos a mucho más. Celtas, nórdicos, mitología asiática o la rica mitología mexicana que voy a tener la suerte de conocer de primera mano en esta etapa de mi vida. Sin duda el primer objetivo es expandir y dar a conocer muchas historias dentro de la mitología.

-Entonces, ¿hay vida más allá de Instagram?

No me gustaría quedarme únicamente en Instagram, creo que como un comienzo es algo bastante ilusionante explicar esta mitología en las redes sociales, y por tanto para intentar llegar a un público mayor, más adelante, me gustaría crear un blog unido a esta cuenta, ampliar a Facebook y ver como funcionaria. Como digo, no cerrarnos en el nicho de gente que se queda en Instagram, que como se ve es maravilloso y ávido de cultura, pero creo que siempre podemos intentar llegar a algo más o ampliar un poco este proyecto.

Por último, me encantaría recopilar todas estas historias en una especie de “guía” de la mitología, cuando este proyecto haya avanzado y vea que sigue siendo viable creo que sería bastante lógico pasarlo al papel y transmitir todo esto como el culmen de un proyecto que comenzó como una ilusión y acabe convirtiéndose en algo increíble. 

-Hay canales de YouTube y cuentas en las redes más relevantes que se dedican a divulgar contenido, especialmente enfocado a los más jóvenes. ¿Crees que la forma de enseñar historia en los colegios se debería renovar o adaptar a los nuevos tiempos?

Obviamente viendo los tiempos que nos ha tocado vivir, y especialmente ahora con esto del Covid-19 que nos ha tenido meses encerrados en casa y tanto profesores como alumnos hemos tenido que acostumbrarnos al uso de nuevas tecnologías para explicar Historia y a la aplicación de estos métodos en las clases. 

Contestando a la pregunta, la forma de enseñar y estudiar Historia debe de reformarse, sin ir más lejos ¿qué es lo que a un alumno le viene a la mente cuando hablamos de una clase de Historia? Yo lo he hecho y la inmensa mayoría me dice que se imagina una clase donde un profesor relata los hechos de la forma más aburrida posible. Es algo que yo he intentado cambiar en mis clases, no solo con el uso de redes sociales, sino con la exposición de estas historias en una cuenta de divulgación animando al uso de estos elementos, que pueden ser muy positivos para el desarrollo de los conocimientos de los alumnos, más allá de las relaciones sociales. Me gusta ver que se puede compartir cultura y que la gente aprenda y se desarrolle igual que lo haría en una clase de un colegio o instituto, y eso está pasando ya que no solo la situación nos obliga, es que a la gente le está interesando dar una vuelta de tuerca al uso de internet, ya sea con Historia, con Arte, con la alimentación, con lo que quieras.

La forma de enseñar y estudiar Historia debe de reformarse. Me gusta ver que se puede compartir cultura y que la gente aprenda. 

-Cambiando de tercio, consideramos que historia, arte y cultura van de la mano. ¿Eres de los que consumen novela y cine histórico o prefieres otro tipo de contenido?

Debo confesar que soy un gran fan de la novela histórica y que no reparo tanta atención en el cine, sé que tú especialmente me vas a matar por esto. Creo que es obvio que hay lugar y tiempo para todo, pero sin duda disfruto muchísimo con un libro que me atrape y me haga devorarlo, independientemente del género, aunque suele ocurrirme con las novelas históricas más que con el resto.

Además creo que en este país hay grandísimos autores con obras verdaderamente increíbles, y sin duda ahí tengo que destacar a uno que actualmente se encuentra en boca de todos como es Santiago Posteguillo, quien además se formó en la Universidad de Valencia. Pero tengo que destacar a otros como Matilde Asensi, Elvira Roca, Ildefonso Falcones o al cordobés José Calvo Poyato.

Respecto al cine y sin ser un especialista, siempre me ha resultado muy llamativo el encasillamiento que sufre el cine histórico español en el género de la Guerra Civil Española, pero a la vez me hace gracia cuando vemos la gran cantidad de films que tenemos representando un período tan importante y polémico para la Historia de España como lo es ese. Sin embargo creo que hay mucho más allá de este tema y que el cine español tiene talento de sobra para representarlo, como ha quedado más que demostrado estos años.  

-Recomiéndanos un libro, un cuadro y una película que te hayan marcado durante tu carrera o vida en general.

Pues para las tres voy a tirar de “producto nacional” e histórico debido a la gran cantidad de oferta que tenemos. 

Como libro “Yo, Julia” de Santiago Posteguillo me pareció una obra increíble, además recibió el Premio Planeta del año 2018 y, sin duda es un libro que recomiendo a todo aquel interesado en la época romana y los “tejemanejes” que ocurrían por el poder en la época, desde un punto de vista fresco.

En cuando a un cuadro, sin lugar a dudas me voy a Velázquez, y no únicamente por la increíble y divertida actuación que Julián Villagrán hace del pintor en “El Ministerio del Tiempo”. Personalmente siempre me ha atraído el pintor sevillano y la capacidad de representar tanto en un lienzo, y “La fábula de Aracne” me ha tenido embelesado durante años. No solo por la maestría que presenta el pintor, sino por la increíble representación de un momento del mito que se hace y como Velázquez reproduce en el fondo la obra de Tiziano de “El rapto de Europa”, que también reprodujo anteriormente y de un modo increíble Rubens.

Por último en cuanto al cine, una película que me marcó e impactó, y que pude disfrutar cuando era adolescente, fue la de “Las 13 rosas” de Emilio Martínez-Lázaro. Si no me equivoco fue premiada con cuatro premios Goya y nominada a más de diez categorías. Pero es que en el momento me impactó la crueldad de la historia que narra, una de tantas atrocidades cometidas durante estos años, y me hizo investigar un poco más sobre el tema e interesarme por una etapa tan negra de nuestra Historia reciente y de la que a día de hoy quedan muchas heridas sin cerrar, como podemos ver día a día incluso en el Congreso de los Diputados. 

‘Las 13 Rosas’ (2007) de Emilio Martínez Lázaro

-Y para acabar, ¿cómo es la realidad de un historiador y qué futuro te espera?

Laboralmente es complicado, ¿pero qué no lo es a día de hoy? Sin embargo el descrédito que tienen muchas de las humanidades por parte de la sociedad creo que nos complica el hacernos un hueco en el mercado y de ahí que muchos de mis conocidos, excompañeros y amigos acaben dedicándose a la docencia. Sin embargo, no creo que haya que reducir todo a la educación, que aunque es una gran salida, buena y donde personalmente me siento muy realizado, es también compleja de llegar a ella. En mi caso también soy gestor patrimonial y he podido desarrollar ambas profesiones. 

El descrédito que tienen muchas de las humanidades por parte de la sociedad creo que nos complica el hacernos un hueco en el mercado.

En cuanto a mi futuro, aunque eso nunca se sabe, espero que sea al menos tan bueno como hasta ahora. Yo he trabajado tanto ejerciendo mi profesión como otras, y la verdad es que no cambiaría el trabajo de historiador por otro.

Hablando de perspectivas, ahora emigraré a México, donde podré continuar con mi labor, y por supuesto ampliar mi conocimiento de Historia y profundizar sobre mi especialidad en el país, ya que México cuenta con una enorme e increíble tradición oral sobre la que trabajar. De ahí estoy trabajando en varios proyectos relacionados con la mitología, uno de ellos, que ya se encuentra bastante avanzado, es una guía de personajes e historias del imaginario popular asturiano que esperemos sirva para dar a conocer y poner en valor un elemento que se considera tan importante en Asturias, y que por desgracia con el paso generacional está perdiendo el lugar que ocupaba antaño. Así que, pese a que marche del país, puedo decir que voy a seguir ligeramente ligado a éste, y es que gracias a las nuevas tecnologías se facilita, y mucho, el intercambio de información y el trabajo a distancia, lo que me ilusiona y motiva mucho a continuar con este tipo de proyectos.

Yo he trabajado tanto ejerciendo mi profesión como otras, y la verdad es que no cambiaría el trabajo de historiador por otro.

‘El rapto de las Sabinas’, Jaques-Louis David

Así que si te gusta la Historia y la cultura en general, abre tu Instagram y sigue a @histocuriosidades, un proyecto hecho a medida para los más curiosos, cuyo artífice además de ser un apasionado de su trabajo, es un amigo al que le va a faltar mundo para comérselo.

Gracias por tu tiempo Sergio, ya formas parte de la familia A2VOCES para siempre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *