Más ‘Andrés Suárez’ que nunca

Los giros de Llobregat
22 junio, 2020
Years & Years, la radiografía perfecta de un futuro imperfecto
26 junio, 2020
Más 'Andrés Suárez' que nunca

Soy de las que todavía compran discos en formato físico. No sé si por melancolía o coleccionismo, pero la experiencia que te da el CD en la mano, no te la dan las plataformas digitales, por muy cómodo que sea esto último. 

Cuando Andrés Suárez anunció la llegada del que iba a ser su octavo disco, salté de alegría al tiempo que etiquetaba a mi chico en la publicación de Instagram en la que me enteré de la noticia, y me apuntaba en la agenda el día de reserva del CD. Puntualidad británica la mía, porque Andrés es banda sonora de muchos momentos felices y también es la cura de algunos de los más tristes. 

El cantautor gallego vuelve con más fuerza que nunca con su propuesta más personal e introspectiva hasta la fecha, en forma de diez canciones que ya son cita obligada para sus admiradores y amantes de la buena música en general.

A pesar del retraso de su lanzamiento por las circunstancias que todos conocemos, el nuevo trabajo de Andrés, es un soplo de aire fresco y acordes cálidos para los oídos, con unas letras que siempre superan expectativas y un acompañamiento musical, en el que hay que destacar el exhaustivo trabajo de los productores del disco, Tato Latorre y Toni Brunet, así como el imprescindible toque de Marino Sáiz y su inseparable violín presente en algunos de los temas. 

Si el primer adelanto al mundo de ‘AS’ fue ‘Despiértame’ y la historia de una relación tóxica, tengo que confesar que casi sin saberlo, Rubén y yo fuimos testigos afortunados de un aperitivo del disco un 20 de diciembre de 2018, en el concierto de Suárez en una Sala Matisse de Valencia, llena hasta la bandera, pero con una atmósfera que sólo Andrés es capaz de lograr con sus canciones. 

En aquel concierto cantó ‘Todavía puedo oírte’, un tema escrito en homenaje a su mejor amigo de la infancia, abatido por la ‘fariña’ y con una solemnidad que no había escuchado en la vida. A guitarra y voz, sin adornos pero con lágrimas. Ahí supe lo magnífico que es escuchar cada tema de Andrés Suárez, y la pena que da no poder parar el tiempo cuando estás en uno de sus conciertos. Esta ya es una de mis canciones favoritas del nuevo trabajo y su discografía entera. Tanta verdad no podía dar lugar a otra cosa.

Esa misma noche, después del concierto, hubo un pequeño espacio de firmas del “merchan” y de una breve, brevísima charla con Andrés. Además de firmármelo todo, le dije que Rubén había pasado de ser acompañante a ser fan, y que todavía nos acordábamos del saludo y cruce de miradas previo a su concierto de julio de 2017 en Viveros, mientras él entraba en el recinto en furgoneta y nosotros pasábamos por la puerta. Seguramente para Andrés, dos personas más de las tantas que le acompañan en su aventura, pero la verdad es que nosotros ese día fuimos dos niños con zapatos nuevos.

Ahí supe lo magnífico que es escuchar cada tema de Andrés Suárez, y la pena que da no poder parar el tiempo cuando estás en uno de sus conciertos.

Portada de ‘Andrés Suárez’, octavo disco del gallego

En este paseo interior que es ‘Andrés Suárez’ encontramos letras que nos hablan de amor, desamor, sexo, pasión, pasado o presente, y tantos temas que nos permiten alejarnos del Suárez cantautor, y conocer mejor a la persona que ya no se esconde detrás de la guitarra, y sube el volumen de su voz en el estudio. O por primera vez después de 20 años de carrera, aparece a cara descubierta en la portada de su disco.

Lo mejor de ‘AS’ es que encontramos canciones con tendencia al desgarro de ‘Moraima’, el que para mí es el mejor álbum de su discografía, y presente en canciones nuevas como ‘El Cantante’, que tienen un poco de ‘Benijo’ o ‘Más de un 36’. También la luz que irradian ‘Calella’ y ‘Propongo’, equiparable a la de ‘Ahí va la niña’ o ‘Que levante la mano’ de su anterior disco ‘Desde una ventana’

Ahora, las cartas están sobre la mesa y el trabajo que Andrés Suárez ha catalogado como más personal, ya forma parte de todos nosotros.

Los directos todavía tendrán que esperar, aunque mañana mismo 25 de junio (APLAZADO AL 6 DE JULIO), el Libertad 8 de Madrid volverá a acoger a uno de sus cantautores predilectos, con las entradas agotadas en pocos minutos. Quién se lo iba a decir al nieto de ‘Rosa y Manuel’, que llegó a la capital guitarra al hombro desde Santiago.

Otras ciudades afortunadas como Barcelona, Sevilla, Vigo, Alicante, Murcia, Zaragoza o Bilbao, tendrán la suerte de reencontrarse con Andrés Suárez más pronto que tarde. Rubén, Valencia y yo tendremos que esperar. Quizás llegado el momento volvemos a saludarnos desde la calle. 

De momento seguimos con el bucle del nuevo disco y de los anteriores, con las historias de su libro, ‘Más allá de mis canciones’, y con la certeza de que sus Estudios Moraima ya son patrimonio musical. 

#MúsicaA2Voces

2 Comments

  1. […] la tierra de las meigas, es tan única como las obras literarias que escriben sus páginas a través de su gente y las pisadas por sus paisajes. Algunas de las más recientes y que más me han impactado a mí […]

  2. […] a sus composiciones instrumentales, a través de voces tan reconocidas como las de Fito Cabrales, Andrés Suárez, Vicentico o Jorge Drexler, entre otros. Así, y después de publicar Melodias de Ultramar (2018), […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *