Matices de Stranger Things ¿o al revés?
8 mayo, 2020
Por qué ‘Friends’ es la serie de mi vida
9 mayo, 2020

Desmontando a Ravelstein

“Era un hecho

que le gustaban los delirios menores y las transgresiones de poca monta. Bajo la capa de sus preferencias siempre había ideas. En este ejemplo, la idea era que la buena conducta uniforme era muy mal signo.
Tenía debilidad por las conductas anómalas. De manera especial cuando estaban motivadas por amor.
Ser humano quería decir estar dividido, mutilado.
El hombre es incompleto.
A la humanidad corresponde, en su estado dividido, buscar la mitad que le falta, y después de tantas generaciones, uno no encuentra su verdadera contrapartida. Y,
la búsqueda de tu mitad perdida encierra desesperanza.
El abrazo sexual
lleva a olvidarse temporalmente de uno mismo,
pero el dolor de saberse mutilado es permanente”

[ Ravelstein (extracto) (2000) – Saul Bellow. ]

 

No sé si aquí hablaba Saul Bellow o el personaje de Ravelstein pero me da pena pensar que tantísimas personas se sienten mutiladas y no completas.

Que sienten la frustración constante de buscar su media mitad que le “aguarda el destino”.

Que estar solo/-a en la vida implica estar incompleto/-a o falto/-a de autoestima.

Realmente ¿qué puede ofrecer alguien que no ha sentido su yo completo y orgulloso de serlo, a una “segunda mitad”? Quizás una sensación de felicidad pero esa sensación se va a desvanecer una vez eche en falta, el saber quién es realmente y qué es capaz de hacer por sí mismo/-a, al no haberlo experimentado nunca o no haber gozado de su poder de aceptación y amor propio.

Pobre Ravelstein… Siempre en busca de su “otra mitad”. Siempre en busca de sí mismo… REALCEMOS LA PARTE ENTERA DE CADA PERSONA para que nadie sienta que sólo es eso: UNA MITAD…

Ilustración original de Dreily

1 Comment

  1. Mayte dice:

    Que buen articulo ! Me has despertado las ganas de leer a Ravelstein.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *